Escucha esta nota aquí

A través de un tuit publicado en su cuenta personal, el candidato presidencial de Libre 21, Jorge Tuto Quiroga, exigió al ahora ministro de Economía, Oscar Ortiz y a la presidenta Jeanine Áñez llevar a estrados judiciales toda la investigación que realizaron cuando eran senadores sobre el empresario, Carlos Gill y el entorno de Evo Morales.


“Hace un año Oscar Ortiz A y Jeanine Añez denunciaron, con documentación el entramado de tráfico de influencias del Chavista Carlos Gill en Bolivia. Los ex-senadores son hoy gobierno, con la información de UIF deben intervenir y judicializar su denuncia”, escribió el también expresidente de Bolivia (2001-2002).


El texto de Ortiz, que Quiroga publicó junto con su tuit, realiza una relación de los negocios que tenía el empresario venezolano en Bolivia. “Carlos Gill Ramírez es dueño de los periódicos paceños La Razón y Extra, se autodefine como el ideólogo impulsor del tren Bioceánico que ya posee el 50% en la capital social de las empresas Ferroviaria Andina y Oriental, participa accionariamente en la empresa Cotienne SA encargada de la construcción de la red de teleféricos en las ciudades de La Paz y El Alto, también en la construcción de obras civiles para el proyecto de la planta separadora de líquidos de Río Grande y finalmente en la instalación de 13 radares de la empresa”, señala la primera parte de ese texto.


Ortiz denuncio que en los presupuestos del ministerio de Obras Públicas, entre 2014 y 2018, se asignó a la Empresa Estatal de Transporte por Cable “Mi Teleférico” la suma de Bs.5.025.130.386 y de este monto, una parte importante fue destinado a la empresa Cotienne SA como contratista de obras civiles. La cifra no contempla el presupuesto asignado en 2013 en que el teleférico ya funcionaba.


También afirma que en SICOES figura la adjudicación a la empresa Cotienne SA, por contratación directa, obras por más de Bs13 millones con “Mi Teleférico”; otras en el sector gasífero y la construcción de 22 estaciones satelitales de regasificación por más de Bs 162 millones en el marco del Proyecto de la Planta Separadora de Líquidos de Río Grande, y, la misma situación, para la adquisición de 13 radares de última generación de la empresa Thales Air Systems SAS, parte de un pull de empresas que son sucesivamente subcontratadas hasta concluir beneficiando a la empresa Cotienne SA.


En sus conclusiones afirma que existen vínculos entre los ejecutivos de las empresas del venezolano con autoridades del entorno de Evo Morales.


El informe, denominado, “Carlos Gill Ramírez, el empresario favorito del MAS” fue presentado por Ortiz en septiembre del pasado año, poco antes de las elecciones de 2019, pero las mismas nunca fueron a la justicia ordinaria.