Escucha esta nota aquí

La Unión Europea (UE) solicitó este lunes “bajar las presiones” para que Bolivia llegue de forma pacífica a las elecciones generales del 18 de octubre. El pronunciamiento surge en medio de voces de dirigentes de organizaciones sociales que anticipan la toma del poder en las calles, alertando un “fraude” si es que no gana el candidato del MAS, Luis Arce.

Sin embargo, el encargado de negocios del organismo internacional, Joerg Schreiber, considera que “es muy importante bajar las presiones, la violencia no sirve.”, y consideró que lo esencial en este momento es “organizar estas elecciones inclusivas, creíbles y democráticas, y vamos adelante (en) este proceso pacíficamente”.

Hace menos de una semana, el dirigente minero, Orlando Gutiérrez, amenazó con pasar de la resistencia a movilizaciones para retornar al Gobierno, "a las buenas o a las malas", ante cualquier intento de "fraude", mientras que el dirigente cocalero y candidato a senador por el MAS, Andrónico Rodríguez, anticipó similar escenario.

Desde el Tribunal Supremo Electoral (TSE) se pide a los actores políticos “serenidad y calma”, a tiempo de garantizar un proceso “limpio”. Otras instancias, como la Defensoría del Pueblo, también rechazaron las declaraciones de los integrantes del MAS.

Arturo Murillo, ministro de Gobierno, garantizó que se hará respetar el voto de la población, anticipando que las personas que promuevan hechos violentos serán enviadas a recintos carcelarios.

Que se preocupen más todavía. Les va a ir peor, porque este 18 de octubre se juega la democracia, por eso es importante que todos los bolivianos defendamos la democracia. Nosotros respetamos el voto de la gente, lo que no vamos a respetar es a la gente violenta, va a terminar en las cárceles”, dijo este lunes.