Escucha esta nota aquí

El arquero Arnaldo Gimánez, de Wilstermann, y el mediocampista Luciano Ursino, de Royal Pari, ya no entran en el cupo de extranjeros para jugar en sus respectivos equipos en el campeonato de la División Profesional.​

Los dos ya tienen la nacionalidad boliviana. El trámite lo culminaron la semana pasada ypara lograrlo debieron cumplir con uno de los requisitos que exige la Dirección  General de Migración para la naturalización: vivir en el país durante tres años consecutivos.

Arnaldo Giménez nació en Luque, Paraguay, el 9 de marzo de 1987. Tiene 34 años. Llegó a Wilstermann en el 2018 luego de jugar en clubes de su país, entre ellos Olimpia, de Chile, Colombia y Argentina.

Ursino nació en Buenos Aires, Argentina, el 31 de octubre de 1988.Tiene 32 años. Llegó a Bolivia el 2018 para jugar en Sport Boys de la ciudad de Warnes, hoy descendido. El año pasado fichó en el club inmobiliario. Antes de venir  jugó en su país y en clubes de Paraguay, Venezuela y Honduras.

Esta nueva situación civil permite tanto a Giménez y Ursino no figurar como  extranjeros, limitados en el fútbol boliviano a que cada club solo puede fichar seis en sus plantillas y utilizar cuatro en los partidos.

Hasta el año pasado, los jugadores naturalizados no entraban en el cupo de los siete jugadores nacionales que exigía la reglamentación de los campeonatos de la División Profesional. Desde esta temporada los naturalizados son tomados en cuenta como nacionales, tal como ya ocurre con Marcos Ovejero y Nelson Cabrera (Always Ready), Damián Lizio (Wilstermann) y Alejandro Bejarano (Independiente).

Comentarios