Escucha esta nota aquí

El presidente de Wilstermann, Gróver Vargas, intentó hacer cambiar de posición a sus jugadores, incluso cuando estaban en la cancha. No lo consiguió.

Vargas ingresó al campo de juego cuando ambos planteles estaban informando al árbitro que no jugarían en apoyo a su gremio, que es desconocido por la FBF.

No pudo persuadirlos y lo lamentó. “Seguimos mostrando una mala imagen del fútbol boliviano. Es una pena, hace dos meses que el equipo trabaja para llegar en buenas condiciones al campeonato y justo para el debut toman esta decisión. Es difícil entender; se hizo tanto esfuerzo para nada. Considero que no es el camino correcto el que tomaron los jugadores”, sostuvo Vargas.

Comentarios