Escucha esta nota aquí

El entrenador Mauricio Soria descartó que haya caído en algún acto de discriminación en Wilstermann.

Soria ha sido acusado de discriminación porque habría separado del cuerpo técnico a Betzabé Ibáñez, quiromasajista del primer equipo, porque no quiere trabajar con mujeres en su entorno.

Ibáñez ha trabajado en ese puesto por los últimos 5 años, explicó su abogado Jaime Trigo. Sin embargo, Soria descartó cualquier discriminación. Explicó que cuando llegó a Wilstermann notó que había demasiada gente en torno al primer plantel, considerando que por la pandemia debe haber el menor número posible de personas.

“Tengo entendido que el año pasado el plantel viajaba con 38 personas, 18 futbolistas y 20 de apoyo. Creo que es demasiado”, sostuvo.

Soria considera que el plantel puede tener mayor riesgo de contagio de coronavirus si hay mucha gente a su alrededor, que está en contacto con otra gente.

Comentarios