Escucha esta nota aquí

Atlético Paranaense logró la paridad (1-1) a los 40 minutos, ante Wilstermann, a consecuencia de un penal que cobró el árbitro chileno Ángelo Hermosilla, cuya falta de Juan Pablo Aponte sobre Fabinho dejó muchas dudas.

Fue un aparente agarrón, que el volante del equipo brasileño aportó con una estrepitosa caída que impresionó el árbitro, quien no dudó en cobrar la falta penal.

La jugada se dio en una etapa en la que Paranaense empezaba a asomarse con peligro sobre el arco de Jiménez. A los 30 minutos, un cabezazo de Luis Suárez, el golero de Wilstermann salvó de la línea y tres minutos más tarde Orfano por origina un gol en contra.

En ese momento se registró la jugada del penal y que muy bien ejecutó González a los 40 minutos.

Con este resultado terminó la primera parte de un partido de buena dinámica y en el que Wilstermann dejó buena impresión en su reaparición en Copa Libertadores. Gilbert Álvarez abrió el camino del gol a los 9 minutos, pero Lucho González se encargó el tramo final de poner las cosas como al principio.