Escucha esta nota aquí

Esta deliciosa fruta de origen tropical también es conocida en algunos países como papayón. Su dulce sabor, color llamativo y el aporte de una variedad de beneficios para la salud, la han convertido en una de las frutas más populares esta última década. Entre los nutrientes de esta fruta podemos encontrar los betacarotenos, que se encuentran también en otros alimentos de color similar como la zanahoria y la calabaza. 

Se ha comprobado que la ingesta diaria de betacaroteno podría disminuir los ataques de asma causados por el ejercicio físico. El betacaroteno es precursor principal de la vitamina A en el organismo.

Así que dentro de estos beneficios se añade la síntesis de melanina, pigmento natural de la piel que ayuda a fomentar el bronceado y protege de la radiación solar. Además, las cantidades de vitamina C presentes en la papaya son tan altas que 100 gramos de alimento cubren el 100% de la cantidad diaria recomendada para un adulto medio. 

Existe un riesgo para las personas con alergia al látex, debido a su contenido de enzimas llamada quitinasas, que pueden provocar una reacción cruzada entre el látex y los alimentos que lo contienen. ¿Y las semillas? Las semillas de papaya, aunque tienen un sabor desagradable para algunos, son seguras para consumir.

Más información

  • Las papayas contienen una sustancia llamada papaína, que provoca la ruptura de múltiples enlaces en las proteínas animales, lo que la convierte en un excelente ablandador para carnes destinadas al consumo humano.
  • Al elegir o comer una papaya, busca aquellas que son frescas, con piel de color naranja rojiza y que sean suaves al tacto, de preferencia sin rasguños. Para comerla basta partirla y sacar las semillas. Si la fruta no tiene semillas, viene de un árbol hembra sin polinizar.



Comentarios