Escucha esta nota aquí

Tenemos más recetas dulces para ti. Si, sabemos que el título dice bombitas, y de hecho lo son, aunque estas no estén precisamente fritas. Los profiteroles son unos pastelitos que se rellenan con usualmente con crema pastelera, y se elaboran con pasta Choux, similar a la masa con la que se elaboran las bombas fritas, pero en este caso los profiteroles se cocinan en horno.

Este postre de origen francés es de los más pedidos en las panaderías europeas, pues son el bocadillo perfecto para las tardes de té. Lo bueno de esta receta es que al ser una masa aireada y de sabor neutro se puede rellenar con dulce o salado, y puedes tenerlos hechos con antelación o incluso congelarlos, eso sí, antes de que estén horneados. Recuerda que seguir las instrucciones al pie de la letra, te garantizará un mejor resultado. ¡Manos a la obra!

CREMA PASTELERA

INGREDIENTES

• 4 yemas de huevo
• 100 gramos de azúcar
• 40 gramos de Maizena
• 1 cucharadita de esencia de vainilla
• 500 ml. de leche entera
PREPARACIÓN
Colocar todos los ingredientes en una olla a fuego medio y batir hasta que quede bien integrado. A continuación, poner el recipiente a fuego medio y remover constantemente para que no se formen grumos.
La crema irá espesando poco a poco. Cuando luzca con textura similar a la de un yogur, apartarla del fuego y pasarla a una fuente. Cubrir con papel film, de manera que este toque la crema para que no se formen costras al enfriar. Refrigerar al menos 2 horas antes de consumir.


PASTA CHOUX

INGREDIENTES

• 125 ml. de leche
• 125 ml. de agua
• 100 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
• 1 cucharadita de azúcar
• 150 gramos de harina de trigo tamizada
• 4 huevos tamaño L
• Una pizca de sal

PREPARACIÓN
Colocar a calentar la leche en una olla a fuego medio, junto con el agua, el azúcar, la sal y la mantequilla. Cuando comience a hervir, añadir de golpe toda la harina previamente tamizada, y mezclar enérgicamente con una cuchara de madera o de silicona. piente a fuego medio y remover constantemente para que no se formen grumos. La crema irá espesando poco a poco. Cuando luzca con textura similar a la de un yogur, apartarla del fuego y pasarla a una fuente. Cubrir con papel film, de manera que este toque la crema para que no se formen costras al enfriar. Refrigerar al menos 2 horas antes de consumir.
La masa debe espesar y desprenderse de las paredes. 

Entonces, remover un minuto más y retirar del fuego. Pasar la masa a un bol grande y dejar que se temple. A continuación, añadir los huevos uno a uno, mezclando bien entre cada uno. Al principio la masa puede lucir como si estuviese cortada, pero esto es normal, conforme se mezcle acabará integrándose dando como resultado una masa homogénea. Cuando esto suceda pasarla a una manga pastelera con boquilla redonda y lisa. En una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, formar gotitas de masa, dejando una separación de 2 a 3 cm entre cada una. Hornear a 180 C durante 25 minutos aproximadamente o hasta que la masa se vea dorada. Retirar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla. Rellenar con crema pastelera.

Comentarios