Escucha esta nota aquí

Cada receta lleva consigo una historia, y los postres no son la excepción. En esta oportunidad unimos dos grandes clásicos de la cocina americana y europea. El primero es el Crème Brûlée, un postre de origen francés a base de yemas y crema de leche. Esta delicia ha sido la inspiración de muchos otros postres alrededor del mundo, como la crema catalana o la tan popular leche crema boliviana. 

El segundo postre es un budín de pan, de origen incierto; lo bueno de esta receta es que podrás aprovechar las sobras de pan que tengas en casa y así evitar el desperdicio de comida. Su consumo se ha extendido tanto en toda América que en cada país lo preparan de manera diferente, algunos le agregan pasas o licor.

BUDÍN DE PAN
INGREDIENTES
• 7 huevos
• 200 gramos de azúcar (1 taza)
• 1 litro de leche
•1 rama de canela
• 300 gramos de pan en trozos
•Ralladura de 1 limón
• ¾ taza de azúcar (para el caramelo)

PREPARACIÓN
En una sartén grande colocar el azúcar a fuego bajo e ir revolviendo con una cuchara de palo hasta que empiece a formarse el caramelo. Cuando el caramelo alcance un color dorado retirar del fuego y verterlo inmediatamente en el fondo de la flanera. Para el budín calentar la leche con la canela y la ralladura de limón hasta que rompa hervor. Cuando esto suceda retirar del fuego y dejar enfriar. Agregar la leche al pan que debe estar troceado, reservar. Aparte mezclar los huevos con la taza de azúcar hasta blanquear, luego incorporar esta mezcla al pan remojado y mezclar. Verter toda la mezcla al molde con caramelo y hornear a baño María a 200 C durante 1 hora aproximadamente. Dejar enfriar 1 hora antes de desmoldar.

Crème Brûlée
INGREDIENTES

• 4 yemas de huevo
500 ml de crema de leche
70 gramos de azúcar
1 rama de canela

PREPARACIÓN
En una olla poner la crema con la canela y calentar a fuego bajo durante unos 10 minutos, teniendo cuidado de que no hierva. Retirar del fuego y dejar reposar media hora. Precalentar el horno a 160°C. Colar la crema una vez haya reposado y en un bol batir las yemas con el azúcar hasta que estén espumosas. Luego agregar la crema de leche de a poco, sin dejar de batir, hasta que esté todo integrado. Verter la mezcla en una olla y la cocinar a fuego medio, siempre removiendo, hasta que comience a espesar. Llevará 3 o 4 minutos. Verter la crema en moldecitos individuales, y las colocarlas en la bandeja con agua para que se cocinen a baño maría. El agua debería llegar hasta la mitad de las cazuelas. Hornear a 160°C durante 30 minutos.

Comentarios