Escucha esta nota aquí

La coliflor es una de las hortalizas más ricas y saludables, aunque muchos la evitan debido al olor que expele a la hora de cocinarla. El fragancia de la coliflor es propio del sulfuro de estos vegetales; sin embargo, puedes evitar esto de muchas maneras según la preparación, te lo explicamos a continuación.

Si es hervida, basta con agregar una rama de apio o perejil o un chorro de jugo de limón exprimido, incluso agregarle un chorro de leche anulará los malos olores sin que cambie el sabor original.

Si la preparación es al horno, se puede cocinar directamente en una asadera con un poco de agua y tapada con aluminio y, si estás cocinándola como guarnición, agrega aceite de oliva y especias, el olor desaparecerá.

Recuerda

Es importante seleccionar una coliflor con los cogollos bien frescos y prietos, pues cuanto mejor sea la materia prima, mejor va a ser el resultado.

Puede resultar complicado lavarla por la parte interior, por eso debes lavarla bien por fuera, con agua fría y quitarle los posibles restos que hayan perdurado desde el momento de la adquisición. También recuerda eliminar las hojas verdes.

Comentarios