Escucha esta nota aquí

Limpiar los utensilios de cocina puede ser una de las tareas menos agradables de realizar. Pero descuida, tenemos la solución incluso para esas ollas y sartenes que creías que no tenían salvación. A continuación, te compartimos una serie de consejos para dejar como nuevos tus sartenes y ollas. 

Para quitar el sarro y la grasa por dentro, necesitarás dos bolsitas de ácido cítrico (lo venden en supermercados o farmacias) y agua. Llena de agua el recipiente metálico que quieras limpiar y agrega el ácido cítrico, hierve por  cinco minutos hasta que el sarro se desprenda, luego tira el agua y lava con detergente y una esponja. 

Para eliminar las partes quemadas de la base de ollas y sartenes basta con formar una pasta de bicarbonato y vinagre y colocarla sobre las áreas a limpiar, dejar actuar por 30 minutos y retirar con una esponja metálica. Si de limpiar acero inoxidable se trata, debes hacerlo con un paño de microfibra humedecido en agua caliente; es mejor evitar esponjas y lejías pues pueden dañar la superficie del acero.

Más consejos

  • Las cañerías tapadas son uno de los problemas más comunes en la cocina. Aunque no existe una solución definitiva, cada que esto suceda, agrega una taza de bicarbonato y luego una taza de vinagre, tapa el fregadero y deja actuar por media hora. Luego vierte una taza de agua caliente.

  • Si quieres que tu acero luzca igual que cuando lo compraste, lo primero que debes hacer es limpiar con regularidad (como te explicamos en la nota) luego, hidrátalo con un poco de aceite para bebe o aceite de oliva y retira el exceso con un papel de cocina.

Comentarios