Escucha esta nota aquí

Una de las preguntas más recurrentes a la que todos nos enfrentamos día a día es qué comer. El precio, la accesibilidad y preferencia juegan un papel importante a la hora de decidir qué alimentos consumir. Una forma rápida, fácil y divertida de variar las comidas y recibir los nutrientes necesarios es comer siguiendo los colores del arcoíris. Una clara evidencia de esto es la dieta mediterránea, pues contiene muchas frutas y verduras de diferentes colores y ha sido catalogada como una de las más saludables, según los doctores en todo el mundo. 

Los colores en los alimentos tienen una razón, cada color aporta diferentes beneficios. Los alimentos de color azul o púrpura, como los arándanos, tienen un alto contenido de un pigmento vegetal llamado antocianina, que está relacionado con una disminución en el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes del tipo II. 

Los alimentos de color amarillo contienen flavonoides, que pueden reducir el riesgo de obstrucción en las arterias coronarias. Algunos estudios muestran que los flavonoides pueden mejorar la salud cerebral previniendo el Alzheimer. Los de color anaranjado son ricos en betacarotenos y vitamina A, que ayudan a mejorar el aspecto de la piel. Comer frutas y verduras no es la única forma de seguir esta dieta, también se pueden incluir otras comidas naturales, como hierbas, especias, legumbres, nueces, semillas, cereales integrales e incluso té.


Más información

  • Un estudio realizado en la universidad de Texas encontró que los participantes que comieron verduras amargas (como rúcula, nabo, etc.) durante 3 meses tenían menor presión arterial y azúcar en la sangre debido a su contenido en fibra y la variedad de fitonutrientes que contienen. Los fitonutrientes producidos por las plantas son clave para la eliminación de toxinas en el cuerpo.

  • Seguir una dieta más colorida también puede aumentar el riesgo de consumir productos poco saludables en exceso. Por eso la guía deben ser siempre las frutas y verduras naturales, pues estos consejos no aplican para alimentos procesados y de colores artificiales como las golosinas.

Comentarios