Existe la creencia de que beber líquido puede diluir el ácido gástrico y la digestión no resulta tan bien. Hoy te contamos que dicen los especialistas al respecto.

10 de julio de 2022, 11:32 AM
10 de julio de 2022, 11:32 AM

Se debe beber durante las comidas, ¿sí o no? Es una pregunta que a más de uno se le ha pasado por la cabeza sobre todo aquellos con niños pequeños. Porque muchos aprendieron de sus familias que solo se debe beber después de comer. Aunque esta es una práctica muy común en medio oriente, la razón científica detrás de esta afirmación es la siguiente.

 Existe la creencia de que beber líquido puede diluir el ácido gástrico y la digestión no resulta tan bien. El doctor alemán Johannes Georg Wechsler, en un artículo publicado en el diario estadounidense Chicago Tribune lo explica así: “El organismo humano produce por día hasta cuatro litros de jugo gástrico. Este ácido clorhídrico descompone el alimento, que luego el cuerpo seguirá procesando. Con la alimentación también ingerimos gérmenes. 

Una parte de ellos es eliminada por la saliva. Para los gérmenes que logran llegar al estómago, en general, allí se termina el viaje: no sobreviven al contacto con el ácido gástrico. Por lo tanto, quien beba grandes cantidades de líquido durante una comida, de hecho, contribuye a que el ácido gástrico se diluya (…) pero renunciar totalmente a la bebida no es necesario.” Así mismo, muchos expertos aseguran que un vaso de agua con la comida no daña. Al contrario, puede mejorar la digestión.


En Latinoamérica la mayoría de las familias acompaña sus comidas con una bebida

MÁS INFORMACIÓN

En algunos países de áfrica y medio oriente, por cuestiones religiosas no es bien visto beber mientras se ingieren alimentos. Por ejemplo, en Egipto y Arabia Saudita, muchos de los puestos callejeros que ofrecen comida, no venden bebidas por la misma razón.

Para el doctor Wechsler la bebida ideal para después de comer es aquella que se pueda tomar tibia; ya que estimula los procesos metabólicos y así la digestión. Una buena opción es la ‘tacita de café’ pues los compuestos amargos contenidos en el café ayudan también con la digestión.

Si eres de los que no puede evitar beber mientras come, elige preferiblemente agua. Ya que cuando ingerimos alimentos y bebemos agua con moderación, el bolo alimenticio, que en la boca fue descompuesto por la saliva, viaja mejor en dirección al estómago y al intestino.