Escucha esta nota aquí

Si la vida te da limones, lo mejor que puedes hacer es echarle sal y acompañarlo con un buen tequila. La bebida más simbólica de México, producida desde el siglo XVI a partir de la destilación de una planta conocida como agave. Una planta de la cual existen más de 200 variedades de agaves que pueden producir diferentes bebidas, aunque la única con la que se produce tequila es el agave azul, que florece una única vez y muere después de la floración. 

Clasificación del tequila
El tequila es un aguardiente que puede clasificarse según su categoría y variedad. Según su categoría pueden ser tequilas, y tequilas 100% puro de agave y según su variedad pueden ser blancos, jóvenes, reposados, añejos y extra añejos.

Tequila
Su composición es de por lo menos 51% de azúcares provenientes del agave y el resto de azúcares de caña o jarabe de maíz. Aunque algunas personas lo conocen como “Tequila Mixto” de acuerdo a la norma el término está mal empleado y sólo se le debe llamar Tequila.

Tequila 100 % puro de agave
La composición es total y absoluta de azúcares provenientes de agave. Su producción también es más costosa respecto al anterior tipo. En promedio, se utilizan 3 kg de agave por cada litro de tequila y 6 kg de agave por cada litro 100% de la bebida. 

Tequila blanco
Este tipo de tequila es de apariencia transparente, después del proceso de destilación continúa con el resto de operaciones pero sin pasar por el añejamiento en madera. Aunque podrían añejarse sin exceder los 2 meses.

Tequilas jóvenes u oro
Son los tequilas resultantes de la mezcla de un tequila blanco con un reposado, añejo o extra añejo. También se le denomina joven al producto resultante de la adición de algún abocante al tequila blanco.

Tequila reposado
Producto susceptible de ser abocado y que se madura en pipones (contenedores de madera mayores a 600 litros) o barricas de roble o encino por un periodo mínimo de 2 meses y menor a 12 meses. 

Tequila añejo y extra añejo 
Ambos son susceptibles de ser abocados y se maduran en barricas de roble o encino, la diferencia es que el primero comprende un periodo de maduración de entre 12 y 36 meses y el último a partir de 3 años.

Comentarios