Escucha esta nota aquí

Suave y cremosa. Esta tarta salada de origen francés es la mejor opción para incorporar verduras a tu alimentación de una manera exquisita y muy original.

Para la masa
• 200 gramos de harina de trigo
• 100 gramos de mantequilla 
• 1 clara de huevo

Para el relleno
• ½ taza de cebollín verde
• 1 taza de espinaca
• ½ zucchini
• 100 gramos de queso rallado
• 3 huevos
• 150 ml de nata líquida
• 150 ml de aceite de oliva virgen extra
• Pimienta negra molida a gusto

Preparación
Para la masa quebrada, hacer un volcán con la harina y añadir un pellizco de sal y mantequilla fría) cortada en dados. Mezclar con las yemas de los dedos hasta que no se noten trozos de mantequilla. Hacer un hueco en el centro y añadir la clara de huevo, mezclar hasta conseguir una masa homogénea. Envolver la masa en papel film y dejarla reposar durante 30 minutos en la nevera. 

Mientras, picar las verduras del relleno y sofreírlas en una sartén con un poco de aceite, a fuego suave, y comenzando por el cebollín. Cuando éste se haya vuelto ligeramente transparente, añadir el calabacín y 3 minutos después las espinacas. Sofreír cinco minutos más y retirar del fuego. Mezclar los huevos con la nata líquida y salpimentar a gusto. 

Retirar la masa de la nevera y extenderla con un rodillo. Cubrir con ella la base y los laterales de un molde de 18 cm, retirar el exceso, pinchar la base y hornear (cubierta con papel aluminio y legumbres secas que hagan de peso) 20 minutos a 180ºC.Transcurrido este tiempo, sacar la base del horno y retirar las legumbres. Inmediatamente pincelar con un poco de clara de huevo, que cuajará por efecto del calor e impermeabilizará la masa (evitando que reblandezca con el relleno). 

Rellenar con las verduras, el queso y la mezcla de huevo. Hornear de nuevo a 180ºC durante 30 minutos o hasta que se dore. Dejar reposar 10-15 minutos antes de servir.

Comentarios