Escucha esta nota aquí

Seguro alguna vez has tirado a la basura alimentos que, según la etiqueta, han caducado, pero que en realidad aún lucen aptos para el consumo. Este tipo de situaciones son más comunes de lo que crees y hacen que nos planteemos si existen alimentos no perecederos o si la fecha etiquetada es real. El problema en realidad, es que muchos ignoramos que existen dos tipos de fechas indicadas en los alimentos; la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente. ¿Lo habías notado? Si la respuesta es sí, seguro llegaste a creer que eran lo mismo. Pues no, estos dos son diferentes en cuanto a la exigencia y la importancia de su cumplimiento. 

La fecha de caducidad hace referencia al plazo que se tiene para consumir ese alimento de manera segura para el organismo, sin que este suponga un riesgo para la salud. Por otro lado, la fecha de consumo preferente indica el momento a partir del cual el alimento puede perder propiedades (sabor, color, textura, aroma). 

El consumo de estos alimentos pasada la fecha de consumo preferente no supone un riesgo para la salud, ya que se trata de alimentos no perecederos siempre y cuando su conservación sea la adecuada; de lo contrario podría llegar a estropearse mucho más rápido. La buena noticia es que existen alimentos que no son perecederos, siempre y cuando se sigan al pie de la letra las instrucciones de conservación, pero eso te lo contaremos el siguiente domingo.



Comentarios