Escucha esta nota aquí



De diferentes colores, materiales y tamaños, todas cumplen la misma función: limpiar los restos de comida o bebida que han podido quedar en los labios. El uso de la servilleta es básico y sencillo, pero, ¿Cómo se usa en una comida o una cena más formal?. 

Hay una serie de normas básicas de protocolo para su uso que, si las sigues al pie de la letra, brillarás por tu elegancia en tu próximo acontecimiento social.
• Para su presentación en la mesa, lo ideal es colocar la servilleta encima del plato o a los lados de este, pero nunca dentro de las copas.
• Se pueden doblar en forma rectangular o triangular (olvidarse de los doblados artísticos) y, si tiene algún bordado, ponerlo hacia arriba.
• Es preferible presentar las servilletas solas (el uso del servilletero queda reducido al ámbito más informal o familiar).
• Cuando se empiece a comer, recogerla de la mesa, desdoblarla suavemente y colocarla sobre las piernas.
• Solo se utiliza en los momentos debidos; es decir, antes y después de beber, ya que de esta manera se evita que se ensucien las copas, y para limpiar cualquier mancha o resto de comida.

 Finalmente, ¿Qué hacer con ella al terminar de comer? Mucha gente la dobla y la coloca a la derecha del plato; sin embargo, esto puede confundir con que la servilleta no se ha usado durante la comida. Por eso, lo correcto es dejarla un poco arrugada a la derecha del plato. Eso sí, debe verse el lado menos sucio.

‘PECADOS’ IMPERDONABLES

• Nunca se coloca al cuello, como un babero. Esto está permitido solo para los niños.
• Usarla en otras áreas del cuerpo y/o cosas: Nunca se usa la servilleta para limpiar una copa o un cubierto (y mucho menos para secarse el sudor, sonarse la nariz, etc.)


Comentarios