Escucha esta nota aquí

La pastelería para muchos es considerada como una ciencia exacta, si bien se puede experimentar en cuestión de sabores, calcular bien las cantidades y controlar la cocción es imprescindible para lograr un buen resultado. Si algo falla a la hora de preparar un pastel, no te preocupes, te aseguramos que tiene solución. 

Pastel quemado 

Si el pastel se ha quemado solo por la superficie, lo que puedes hacer es raspar el exterior con un rallador o un cuchillo de sierra. De esa manera saldrán solo las partes quemadas sin dañar el pastel por completo. Y si te preocupa que quede con ese sabor ‘chamuscado’ rocía almíbar o algún jugo de frutas por dentro para contrarrestar el sabor y el olor. 

Pastel hundido 

Si todo sale bien en la cocción, pero el pastel luce hundido por el centro, lo mejor y más práctico es retirar esa parte, de manera que luzca como un queque y cubrir el hoyo con chocolate o algún betún espeso. Así podrás utilizar la masa sobrante para otros postres como popcakes o mini tartas.

Otros trucos

  • Si al pastel le salieron bultos en la superficie, te recomendamos cortar esa parte y voltear el pastel. De modo que la parte plana de abajo sea la cara del pastel. Además, cuando el pastel esté decorado nadie notará la diferencia.
  • Para evitar un pastel seco y pesado, es necesario incorporar aire a la mezcla, batiendo bien los huevos. Otro consejo es colar bien la harina y evitar mezclar demasiado una vez que esta esté agregada.

Comentarios