Escucha esta nota aquí

Se arruinó el tierno festejo. El delantero brasileño Wanderson Cristaldo Farias, jugador del Ludogrets de Bulgaria, se mandó una anotación ante el Slavia Sofia para después irse a las gradas a celebrar con un beso a su novia, sin percatarse que la jugada fue anulada por posición adelantada.

 

Wanderson pateó desde muy cerca del arco y anotó el primer tanto del Ludogrets al minuto 78, después de un cotejo trabado. El brasileño ‘había abierto el marcador’ y corrió a celebrar con su novia, quien se encontraba en las gradas.

Tras el festejo, el brasileño regresó al campo de juego y notó que el partido ya había reiniciado y su gol no convalidado por fuera de juego. El partido quedó empatado sin goles para el Ludogrets que se mantiene segundo con 15 puntos.

Comentarios