Escucha esta nota aquí

El actual ministro de Gobierno, Arturo Murillo, descartó la tarde de este martes que la administración transitoria de Jeanine Áñez hubiera 'movido un dedo' contra Carlos Romero, que fue conducido por la Policía Boliviana a la Fiscalía para que declare dentro del caso Uelicn.

Sostuvo que, simplemente, se trata de un procedimiento que aplicó el Ministerio Público ante la inasistencia de la exautoridad del gobierno de Evo Morales a la cita con la Fiscalía. El Ministerio Público lo investiga por presuntos hechos de corrupción en la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (Uelicn).

“Nosotros no hemos movido un dedo contra Carlos Romero porque no teníamos por qué hacerlo, ahora solo estamos vigilando que se cumpla la ley, si alguien quiere abusar de él, también nos pondremos al frente”, dijo Murillo en entrevista con radio Panamericana.

Sus declaraciones:


El ministro enfatizó que el actual Gobierno solo busca que se respete el debido proceso y que tendrá que ser el extitular quien responda por los procesos que existen en su contra, entre ellos, ahora también el caso terrorismo.

“Siempre vamos a cuidar de su integridad física (…). Los ciudadanos han ido y lo han cercado, han sido ciudadanos, no fue un partido político. Se han ganado ese ‘cariño’ ellos, yo no he abusado 14 años del poder y me he hecho odiar, es un ‘cariño’ que se ha ganado el MAS”, complementó Murillo.