Escucha esta nota aquí

El Gobierno considera que el sector agropecuario, la industria y el litio serán la punta de lanza para impulsar la economía boliviana luego de la cuarentena que se cumple en Bolivia por la presencia del Covid-19. El anuncio se hizo durante el Foro Económico virtual organizado hoy jueves por la UPSA y el Colegio de Economistas de Santa Cruz, transmitido por la fanpage de la institución educativa.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada, señaló que todo el mundo necesitará alimentos y por ello se debe trabajar en la autorización para el uso de transgénicos en Bolivia, porque en las condiciones actuales no se puede competir con los países vecinos y considera que es una bendición que el país genere el 80% de sus alimentos. Asimismo, dijo que el Gobierno apuesta a la industria nacional y que por ello, se cambiará a una política de incentivos y se dejará de lado las acciones extorsivas, como sucedía antes de que asuman funciones. 

La autoridad sostuvo que están trabajando en los proyectos que generan nuevos ingresos, entre ellos el litio, un tema que permitirá una mejor perspectiva en minería y que otra buena noticia es el excedente de energía eléctrica para que no le falte a la industria, pero que también brinda la oportunidad de pensar en el uso de algún sistema de transporte público. 

El retorno a la normalidad
En su presentación durante el Foro Económico, Fernando Hurtado, presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), dijo que luego del Covid-19 habrá una economía con nuevos hábitos y regulaciones, y se espera una disrupción en la forma en que se vive y trabaja en tiempo récord. 

Pero, ¿cómo se enfrenta la nueva realidad post Covid-19? el presidente de los empresarios cruceños considera que serían cuatro etapas:

La de distanciamiento social, en la que se necesitaba liquidez y se precisaba poner dinero en el bolsillo de los bolivianos. “El 60% de las empresas son informales y viven del día a día, se dio oxígeno para el flujo de caja y planes de apoyo al empleo con prórroga de créditos e impuestos”, sostuvo.

Luego, hay otra etapa a la que no hemos llegado y es la ‘salida gradual’ al distanciamiento social, dijo Hurtado y mencionó que ahí se precisan políticas de medidas estructurales para intentar compensar dando incentivos a la oferta como se impulsa la demanda, que beneficien a todo el tejido empresarial.

Las empresas grandes tienen una cadena de valor de la que dependen empresas pequeñas, según destacó el titular de Cainco, pero también afirmó que no se puede esperar que el Gobierno lo haga todo y se debe revisar en las compañías cómo cambiará la propuesta de valor, y la estructura de costos.

Luego de esa salida gradual, se llega a la ‘nueva normalidad’. En este periodo los empresarios precisan también medidas más estructurales, modificación de políticas tributarias, laborales, simplificación de trámites y políticas sectoriales, algo que se debe ir trabajando y aplicar nuevos modelos de negocio.

Finalmente, "llega el ‘despegue’ algo interesante de las crisis, es que se despega y ahí se precisan políticas transversales con movilización de recursos desde el Gobierno y la empresa para ir transformando", agrega Hurtado.

BCB: bajaron las tasa de interés

El manejo de los recursos desde el Banco Central de Bolivia (BCB) también fue parte de la presentación digital. Wálter Morales, director del BCB, dijo que desde el ente emisor aplicaron medidas económicas no convencionales y que una de ellas fue que con los fondos de pensiones inyectaron Bs 3.500 millones para que el sector financiero aumente su liquidez y que se permita la canalización de créditos en volumen y a un costo razonable.

Asimismo, esta medida permitió diferir los préstamos, sin perjudicar el flujo normal de los fondos de pensiones. Y en liquidez, sostuvo que se ve que el bache, que se registró en octubre a noviembre de 2019, por la sucesión presidencial, se recuperó y se logró nivelar la liquidez, mientras mostraba gráficos a través de la fanpage de la UPSA.

Entonces, según Morales, si uno ve el flujo de depósitos acumulados el cambio es notorio. “Las tasas de interés del sistema financiero disminuyeron y eso es crucial; eso busca el BCB, porque si suben las tasas de interés se vuelven pesadas para el cliente financiero y se puede incrementar la mora", explicó. 

En cuanto a las Reservas Internacionales Netas (RIN), Morales afirmó que se detuvo la tendencia de 'hemorragia de divisas' desde 2014, y que con el control del gasto fiscal, relacionada a la situación de coyuntura, se muestran mejores niveles. "La gente en este momento no busca dólares. No tiene sentido acaparar divisas y por eso se estabilizaron las RIN”, apuntó.

Alivio vía impuestos y bonos

En su presentación, el ministro Parada dijo que la primera medida que diseñaron fue suspender el pago del Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE), que son $us 1.000 a 1.500 millones; es decir, que haya liquidez para aliviar a las empresas medianas y grandes.

En créditos financieros, recordó que se postergó el pago por tres meses de interés y capital, estimado en $us 1.000 millones y dijo que trabajan en el diferimiento del cumplimiento de deberes formales. Y que amplificará las medidas para que empresas y cadenas productivas, puedan mantener los empleos. 

Según Parada, para toda la población que hace un esfuerzo grande, ya que el 94% se quedó en casa, según los datos de Google, la presidenta Jeannine Áñez instruyó que les llegue dinero, que en un principio eran canastas de alimentos, pero que al final optaron por la entrega de dinero para evitar la corrupción.

 “Creamos la Canasta Familiar, el Bono Familia y el Bono Universal. Trabajamos en un sistema de pago para que vaya directo a los beneficiarios, del Tesoro General de la Nación (TGN) al banco y de ahí al beneficiario. En 14 días se hicieron 2,1 millones de pagos a beneficiarios, incluyendo Renta Dignidad. Y ayer (miércoles 22 de abril) fueron 259.000 pagos en el sistema financiero, con un sistema transparente, no interviene nadie más. Se van a destinar más de Bs 4.000 millones para el pago de bonos”, dijo.

Los bonos suman una transferencia a 8,2 millones de personas, sin considerar que se pagará la electricidad al 77% de los usuarios; entonces, más de 10 millones de bolivianos recibirán algún beneficio, sostuvo Parada.  

Sobre el pago de bonos, el ministro destacó el trabajo de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), porque; en su criterio, lleva adelante una labor excepcional y un sistema transparente que ayuda formalizar la economía. “El Bono Universal lo recibe quien no tiene otro ingreso. Y se empezará a pagar el 30”, anunció.

Asimismo, mencionó que con su equipo han conseguido la estabilidad económica en Bolivia. “No pensamos en devaluaciones, eso sí vamos a trabajar en el aparato estatal central”, adelantó la autoridad.

Sobre las medidas de alivio que ya aplicó el Gobierno, el presidente de Cainco, Fernando Hurtdo, insiste en que sigue pendiente la reglamentación y operativización de la línea de crédito, porque hasta ahora no pudieron acceder las empresas que precisan dinero para el pago de planillas.   

Para Hurtado esta crisis se convierten en un "gran maestro” y Cainco trabaja con sus empresas afiliadas para impulsar la innovación. Por ejemplo, mencionó que la Cámara Gastronómica de Santa Cruz, ha cambiado sus canales de comercio con el delivery para la entrega de alimentos, por lo que es evidente que muchos de los planes de innovación, en diversos sectores, se adelantaron.

Por último, el titular de los empresarios, dice que en momentos extraordinarios, hay que tomar medidas extraordinarias, y pide; por ejemplo, diferir el pago a las cajas de salud que siguen cobrando a las empresas que no tienen cómo pagar en este momento.

Al respecto, el ministro Parada dijo que Bolivia es una economía pequeña y se trabaja en conseguir los fondos para reactivación. “Vi los datos (de Cainco) de que se requiere liquidez, veremos lo óptimo y lo posible. Nos reuniremos con el sector público y privado para trabajar juntos”, prometió.

Se acentuó la desaceleración

A su turno, el presidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, Fernando Vargas, reveló que la epidemia aceleró el proceso de la crisis económica acentuando la desaceleración a escala global.

Explicó que la recuperación económica dependerá de la evolución del ciclo de contagio, viendo el retorno a la normalidad, pero tomando medidas adecuadas de bioseguridad. 

En las conclusiones, Vargas dijo que se evidencian buenas señales por la predisposición de atender las demandas de los diversos sectores. "Las crisis se pueden superar, nadie reacciona bien con desesperación. Debemos contribuir con la certidumbre", enfatizó.

Para el economista urge una transformación, contar con un Gobierno Digital, una moderna banca digital, incorporar el teletrabajo, potenciar el comercio electrónico y la educación actualizada e impulsar la telemedicina.