Escucha esta nota aquí

Protestas en Minneapolis tras la muerte de George Floyd
Reuters
La falta de acción inmediata sobre los agentes que retuvieron a George Floyd atizó las protestas en Mnneapolis y otros lugares de EE.UU.

Un mensaje escrito por Donald Trump pasada la medianoche caldeó todavía más los ánimos en un país que vive días de gran tensión por la muerte de un hombre negro bajo custodia policial.

El hecho que prendió numerosas protestas en varias ciudades estadounidenses ocurrió el pasado lunes cuando George Floyd, de 46 años, murió tras haber sido retenido por cuatro agentes de policía en Minneapolis (Minnesota, Estados Unidos).

Una mujer testigo de la detención grabó un video en Facebook Live donde se vio cómo el agente identificado como Derek Chauvin mantenía su rodilla sobre el cuello de Floyd, quien se quejaba de no poder respirar.

Tras varios minutos en esa posición, Floyd fue transportado en camilla a un hospital, pero no sobrevivió.

Los cuatro agentes implicados fueron despedidos tras la difusión del video, pero la inicial falta de acciones legales dio lugar a múltiples protestas que no han hecho más que crecer durante toda la semana.

Este viernes, Chauvin fue arrestado y acusado de homicidio en tercer grado (aquel en el que el homicida no tiene intención de causar la muerte).

George Floyd, de 46 años, era padre de una niña de 6 años
TWITTER/RUTH RICHARDSON
George Floyd, de 46 años, era padre de una niña de 6 años
El oficial blanco de 44 años que inmoviliza a Floyd en el video ha sido identificado como Derek Chauvin
DARNELLA FRAZIER
El agente de policía Derek Chauvin fue arrestado y acusado de homicidio en tercer grado.

Horas antes, en la madrugada, dos tuits del presidente Trump contribuyeron a acalorar el debate. Sobre todo uno de ellos.

Saqueos y disparos

Después de criticar al alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, a quien tildó de izquierdista radical, Trump escribió un segundo tuit que se podría traducir al español así:

"Estos MATONES están deshonrando la memoria de George Floyd y no dejaré que eso suceda. Acabo de hablar con el gobernador Tim Walz y le he dicho que el ejército está de su lado hasta el final. Ante cualquier dificultad asumiremos el control pero, cuando empiezan los saqueos, empiezan los tiroteos. ¡Gracias!".

Donald Trump sujetando un ejemplar del New York Post
AFP
Lo sucedido este viernes se suma al pulso que el presidente Donald Trump mantiene con la red social Twitter.

El tuit se llenó de comentarios casi de forma inmediata, tanto de quienes denunciaban que el presidente estaba instando al ejército a disparar contra civiles como de simpatizantes del mandatario que aplaudían que se adoptara una política de mano dura ante las protestas.

Sin llegar a borrarlo, Twitter ocultó el citado tuit por considerar que "glorifica la violencia".

En la tarde del viernes, Trump matizó sus comentarios, otra vez a través de la red social.

"Los saqueos conducen a tiroteos y por eso un hombre fue baleado y muerto en Minneapolis el miércoles por la noche, o miren lo que pasó en Lousville [Kentucky] con siete personas baleadas. No quiero que esto suceda y eso es lo que quiere decir la expresión compartida anoche. Fue dicho como un hecho, no como un comunicado. Es muy simple, nadie debería tener un problema con esto excepto los resentidos y aquellos que buscan causar problemas en redes sociales. ¡Honremos la memoria de George Floyd!".

auto ardiendo en Minneapolis
AFP
El alcalde de Minneapolis declaró un toque de queda para las noches del viernes y el sábado.

Pero ¿de dónde viene la frase empleada por Trump?

Estrategia de mano dura

La frase "cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos" se le atribuye a Walter Headley, jefe del Departamento de Policía de Miami a finales de los años 60.

Eran los años álgidos del movimiento por los derechos civiles y contra el segregacionismo entre negros y blancos en Estados Unidos.

El 17 de diciembre de 1967, tras una serie de robos y disturbios en barrios de mayoría afroestadounidense en Miami, el jefe policial Headley ofreció una rueda de prensa en la que "declaró la guerra" a los criminales.

Un miembro de la patrulla estatal de Minnesota con camiones de bomberos detrás
AFP
Las calles de varios lugares de EE.UU. se han llenado estos días de agentes de las fuerzas de seguridad.

Headley precisó que el objetivo de esa "guerra" eran "jóvenes matones" de entre 15 y 21 años que, según el jefe policial, se estaban aprovechando de la campaña por los derechos civiles.

"No nos importa que se nos acuse de brutalidad policial", sostuvo.

Headley prometió que sus agentes usarían escopetas, perros y una política dura en lugar de programas comunitarios para reducir la criminalidad en los barrios pobres de la ciudad.

"No hemos tenido problemas serios con levantamientos civiles ni saqueos porque he dejado caer el mensaje de que cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos".

En un reportaje del diario Miami Herald sobre esa intervención se leía: "Sus hombres han sido informados de que el uso de cualquier fuerza, incluso letal, es adecuado cuando se aprehende a un criminal".

Doloroso recuerdo

El periodista y columnista Barrett Holmes Pitner explica que violentos ataques policiales en la línea de lo insinuado por Headley definieron EE.UU. durante los años 60, a medida que los afroestadounidenses luchaban por sus derechos civiles y de voto.

Ojos de un manifestante en Denver, Colorado
Reuters
La frase "cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos" produce un doloroso recuerdo en la población afroestadounidense.

"No es una frase ampliamente conocida, pero los sentimientos de Headley han formado parte del status quo en EE.UU. desde hace mucho tiempo", escribe para la BBC Holmes Pitner.

"Figuras políticas y de las fuerzas de seguridad han hecho en el pasado declaraciones que evocan a Headley y todavía las hacen. Es aterrador escuchar las palabras de Headley emanar desde los más altos niveles de nuestro gobierno", añade.

Disturbios en Miami

Historiadores apuntan que es posible que el jefe policial de Miami adoptara la frase de Eugene "Bull" Connor, un comisionado de seguridad pública en Birmingham, Alabama, que a principios de los años 60 promovió el uso de perros policía y mangueras contra manifestantes negros.

Se cree que el uso de la frase por parte de Headley contribuyó meses después a unos disturbios raciales que dejaron dos muertos, 18 heridos y más de 200 detenidos en Liberty City, Miami.

Era agosto de 1968 y Richard Nixon recibía la nominación de su partido en la Convención Nacional Republicana (CNR) cerca de Miami Beach.

La Comisión Nacional sobre las Causas y Prevención de la Violencia, un equipo de trabajo federal, no encontró conexión entre la CNR y los disturbios de Liberty City, pero citó como principal factor del descontento social la rueda de prensa de diciembre de 1967 de Walter Headley.

Headley murió cuatro meses después de los disturbios.

Sacerdote arrodillado en una calle de Minneapolis
Reuters
Las palabras de Trump se produjeron en un contexto de desesperanza por lo sucedido con George Floyd.

La intención de Trump

La aclaración de Trump de que no pretendía amenazar a los saqueadores de que serían tiroteados por la Guardia Nacional deja la duda de si el presidente era consciente del peso de la frase que empleó.

"Es posible que no supiera que se estaba haciendo eco de un policía segregacionista de los años 60 en Miami que amenazó con disparar a los saqueadores", escribió el periodista de la BBC Anthony Zurcher en Twitter.

"La moraleja, si asumes esta generosa interpretación, es que quizá los presidentes de EE.UU. tendrían que elegir cuidadosamente sus palabras y no lanzar tuits de medianoche durante unos momentos particularmente tensos en la historia del país".


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

https://www.youtube.com/watch?v=2f3bWviThuQ

https://www.youtube.com/watch?v=BVgNytA9FNs