Escucha esta nota aquí

La presidenta Jeanine Áñez visitó a Antonio, un zorro que en días pasados fue centro de polémica debido a que había sido criado por una familia en Oruro y luego rescatado para ser llevado a un refugio en Yungas (La Paz).

Sin embargo, ante pedidos de la familia que lo cuidó desde que era un cachorro y parte de la población, el Ministerio de Medioambiente y Agua decidió entregarlo nuevamente a la familia y fijar algunas condiciones para su cuidado.

"Visité a Antonio y estoy muy feliz de saber que pronto volverá a su hogar a reunirse con su familia, quienes lo cuidaron desde que era un cachorro", escribió la jefa de Estado en su cuenta de Twitter y compartió una foto con el animal.

La tenencia de animales silvestres está penada por ley en Bolivia. Cuando Antonio fue retirado de la familia que lo criaba, la ministra de Medioambiente y Agua, Maria Elva Pinckert, ante el pedido de que no se lo lleven, manifestó que “si nosotros lo permitimos, va a continuar el tráfico ilegal, todos van a querer tener este tipo de animales”.

Sin embargo, días después se determinó devolver a Antonio al hogar donde creció. Un comunicado de esa cartera de Estado, señala que la familia, con el apoyo logístico de las autoridades municipales y departamentales, "se comprometen a cumplir con todas las previsiones que establece la norma para una Custodia Temporal Responsable de Fauna Silvestre, de manera que adecúen su hogar para albergar al animalito, con una alimentación adecuada para su especie y la supervisión permanente de un veterinario para garantizar el bienestar de Antonio".