Escucha esta nota aquí

A view of debris and broken structures on a beach
Reuters
Así quedó tras el tsunami la playa de Nuku'alofa, en la isla de Atata, de donde es Lisala Folau.

"Cuando estaba en el agua, recuerdo haberme hundido ocho veces. Mis piernas están impedidas. Me sumergí ocho veces y traté de tomar aire. El mar seguía llevándome de aquí para allá, arrastrándome hacia el fondoA la octava pensé que si me volvía a hundir sería porque mis brazos eran lo único que me mantenía a flote. Así que la novena vez que me sumergí, salí y agarré un tronco. Eso es lo que me mantuvo a flote".

Las historias de sobrevivientes están comenzando a salir lentamente de Tonga, después de la erupción volcánica y el tsunami del sábado. Una de esas historias es la de Lisala Folau, un hombre que nadó durante más de un día para salir vivo del tsunami.

Folau, quien tiene discapacidad física, le describió a la BBC cómo se aferró a un tronco y luego nadó de regreso a la orilla después de ser arrastrado hacia el mar.

"Podía oír a mi hijo llamando desde tierra y no quería contestar para que no viniera a nado a mi encuentro. Mientras tanto, las olas seguían llevándome de aquí para allá", recordó.

"Simplemente me giré mientras sostenía el tronco. Lo que me vino a la mente es que en el mar hay vida y muerte. Hasta que llegas a la orilla: entonces sabes si estás vivo o muerto".

Lisala Folau (segundo por la izquierda) con otros supervivientes de Atata en una entrevista en radio
Reuters
Lisala Folau (segundo por la izquierda) con otros sobrevivientes de Atata en una entrevista en radio

Tonga ha confirmado tres muertes, la de dos locales y un ciudadano británico. Aún se desconoce el alcance de los daños.

Las comunicaciones están paralizadas. La erupción del volcán cortó el único cable de internet que conecta la isla de 110.000 habitantes con el mundo.

Hasta el miércoles la diáspora de Tonga en todo el mundo no había podido contactar a sus familiares en casa. Toda la información procedía de organizaciones con teléfonos satelitales en el archipiélago.

Folau le contó al programa de radio Newsday de la BBC cuánto se asustó al ver una enorme ola acercándose.

No fue el único de su familia atrapado por la fuerza del mar.

"Yo estaba con mi sobrino y él también fue arrastrado. Nos abrazamos mientras la ola nos atrajo de la tierra hacia el mar. Cuando nos llevó más adentro, no pude sujetarlo. Nos separamos. No podíamos vernos, pero nos gritamos y pudimos escuchar que el otro todavía estaba vivo", relató.

Este habitante de la isla de Atata sostuvo en la entrevista que su fe y pensar en su familia fue lo que le ayudó a mantenerse con vida.

"Me mantuve fuerte mientras estaba en el mar porque creo en Dios. Soy cristiano. Creo que me dio la fuerza para sobrevivir y me dio una oportunidad en la vida. Además, fue el deseo de volver a ver a mi familia lo que me mantuvo fuerte".

Ayuda en camino

Mientras tanto, la ayuda ha comenzado a llegar a Tonga, con más gobiernos desplegando barcos y vuelos.

Un barco de Nueva Zelanda llegó este viernes a Tongatapu, el primero en hacerlo con ayuda extranjera de cierta magnitud. Llevaba 250.000 litros de agua y puede producir 70.000 litros de agua por día a través de una planta desaladora.

Naciones Unidas dice que los suministros de agua limpia son la máxima prioridad para la nación del Pacífico.

Nueva Zelanda envió un buque de guerra para explorar las rutas de aterrizaje para barcos de suministro más grandes
Fuerza Armada de Nueva Zelanda
Nueva Zelanda envió un buque de guerra para explorar las rutas de aterrizaje para barcos de suministro más grandes

No obstante, las autoridades también revelaron el viernes que las pruebas de agua en la isla principal mostraron que es segura para beber.

"Sin embargo, algunas comunidades en Tongatapu han perdido el acceso al agua potable. ae está entregando a las islas exteriores", dijo el gobierno de Nueva Zelanda en su actualización.

Australia ha desplegado su barco más grande, el HMAS Adelaide, que ha partido hacia Tonga este viernes. El barco transporta helicópteros para llevar suministros a las islas más pequeñas del archipiélago y está previsto que llegue a mediados de la próxima semana.

Asimismo, Reino Unido anunció este viernes que está redistribuyendo la ayuda del HMS Speyy que ya envió suministros con el barco australiano.

"Reino Unido trabajará en estrecha colaboración con Australia y Nueva Zelanda para ayudar en el esfuerzo de recuperación en Tonga y está listo para apoyar a nuestro antiguo socio de la Mancomunidad de Naciones (Commomwealth)", dijo el ministro de Defensa Ben Wallace.

El manto de ceniza volcánica que cubrió la nación insular tras la erupción impidió la respuesta internacional durante los primeros días.

Decenas de voluntarios retiraron durante días a mano las cenizas de la pista del aeropuerto en la isla principal, Tongatapu, para permitir que aterrizaran los aviones de ayuda de emergencia.

Los dos primeros vuelos, procedentes de Nueva Zelanda y Australia, aterrizaron el jueves con agua potable, herramientas de desalinización, productos de higiene y botiquines médicos, así como equipos de telecomunicaciones.

Se han realizado esfuerzos para la entrega sin contacto, ya que las autoridades de Tonga han expresado su preocupación por la importación de covid a la nación, hasta ahora libre del virus.

El jueves, un segundo avión australiano dio la vuelta en pleno vuelo después de que un miembro de la tripulación a bordo diera positivo.

Se espera que a medida que se restablecen las comunicaciones empiece a llegar más ayuda.

Política de ayuda

China y Japón también están enviando asistencia.

En el caso de Japón, desplegó uno de sus propios aviones militares el jueves para entregar suministros. China ha prometido US$100.000 en asistencia en efectivo de socorro y un lote de suministros de emergencia.

"En el futuro, China continuará brindando asistencia en efectivo y suministros en función de la situación y las necesidades de Tonga", dijo el jueves el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Zhao Lijian.

Tonga es una de las naciones insulares clave del Pacífico, una región cada vez más disputada que ha visto una afluencia de préstamos y donaciones de China.

China es ahora el segundo mayor donante de ayuda exterior en la región detrás de Australia, dicen los analistas.

A principios de esta semana, el ex primer ministro australiano Kevin Rudd tuiteó: "Australia debe ser la primera y más importante en brindar asistencia a Tonga. De lo contrario, China estará allí con creces".


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hgVoqqbrHk0

Comentarios