Escucha esta nota aquí

El último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) trae buenas perspectivas para Bolivia en 2021. Para el próximo año el organismo tiene previsto que el país tenga un crecimiento del 5,6% en su Producto Interno Bruto (PIB).

Con relación a 2020, el FMI prevé que la economía nacional se contraiga en -7,9% en su PIB. A escala regional la organización mejoró la proyección para América Latina y el Caribe con una caída del 8,1% para este año por el impacto del coronavirus.

La proyección está 1,3 puntos menos que en sus cálculos del pasado mes de junio. En el continente los países que menos sentirán el impacto de la pandemia son Paraguay y Uruguay, con contracciones previstas este año del 4 y el 4,5 %, respectivamente.

Por otro lado, las dos grandes economías de la región, Brasil y México, caerán un 5,8 % y un 9 % este año, respectivamente, según estos pronósticos, mientras que en 2021 volverán al crecimiento con tasas respectivas del 2,8 % y un 3,5 %.

El informe señala que, pese a la pandemia que sigue propagándose en América Latina y el Caribe (ALC), la actividad económica está repuntando.

“Se proyecta que el PIB real se contraiga 8,1 % en 2020, y que se recupere moderadamente en 2021 dada la persistente propagación del virus y las consiguientes medidas de distanciamiento social y secuelas a más largo plazo”, dice el informe.

Sobre Bolivia, el organismo prevé una caída del PIB de 7,9%. Además, prevé que la inflación llegue a 3,3% este año.

Al igual que el resto de los países de la región, Bolivia vivió más de seis meses de confinamiento que frenó las diferentes actividades económicas.

A escala global, según el organismo, China será la única economía del mundo que crezca este año, con una expansión estimada del 1,9%, a la que se sumará un crecimiento del 8,2% en 2021.

FMI aplaude la victoria de Arce en Bolivia

El director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner, aplaudió  la victoria en las elecciones del presidente electo de Bolivia, Luis Arce, y calificó su labor económica de “excelente” al frente del Ministerio de Hacienda.

“Creo que Luis Arce fue un excelente ministro de Hacienda, condujo a la economía boliviana a periodos de gran crecimiento y una gran creación de márgenes de maniobra, que permitieron a Bolivia reaccionar de manera apropiada o evitar colapsos importantes cuando cayeron los precios del petróleo”, manifestó Werner.