Escucha esta nota aquí

Ante la falta de diésel, la Gobernación de Santa Cruz acusó al Ministerio de Hidrocarburos de no cumplir con su trabajo y ser el responsable de la escasez del combustible en la región: que demanda grandes volúmenes del producto para sostener la zafra cañera y la campaña de invierno de granos.

Desde hace tres días, en las diferentes estaciones de servicio, comenzaron a registrarse largas filas de camiones, buses y hasta personas a pie en busca del combustible.

“Estamos preocupados por el desabastecimiento de diésel. Hemos solicitado a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), al Ministerio de Hidrocarburos, y a la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) un informe, porque toda la información que nos dan no coincide con la realidad por las colas en los surtidores”, señaló Jorge Franco, secretario de Energías, Minas e Hidrocarburos.

La autoridad dijo que la falta del combustible está afectando al sector agrícola que demanda grandes cantidades de diésel. Y que la falta del producto, está perjudicando al departamento.

​Al respecto, el vicepresidente nacional de Operaciones de YPFB, Jorge Javier Velarde, en un  video difundido en sus redes sociales, indicó que actualmente se tiene el diésel suficiente para abastecer a las nueve regiones del país, reconoció que enfrentaron problemas, pero agregó que el suministro se está estabilizando y llegando a la normalidad. 

Asimismo, Claver Adolfo Vásquez, vicepresidente de Administración de Contratos, dijo que querían desmentir todo rumor sobre el tema y descartó la posibilidad de un 'gasolinazo' o el aumento de precios a los combustibles

Mientras que Suany Carola Araníbar, gerente de Productos Derivados e Industrialización, pidió calma a la población y comprensión indicando que la estatal hace todos los esfuerzos para lograr el abastecimiento del energético.

Escasez en área rural 

Las zonas más perjudicadas son las provincias en donde, según Franco, “no están llegando los combustibles”.

Sobre los justificativos esgrimidos por la estatal de que la falta del energético se debe a las bajas aguas del río Paraná-Paraguay, por donde llega el combustible, dijo que esto “se pudo haber solucionado”.

Para Franco, la falta de combustible se debe a la anulación de cinco contratos para la compra de gasolina y diésel por denuncias de presunta corrupción en el interior de YPFB.

“Hubo muchas denuncias, por presuntos sobreprecios. Pero ahora estamos viendo los resultados; los cinco contratos se vinieron abajo (y hay escasez)”, sostuvo.

Es más, Franco aseguró que en YPFB “hay miedo de firmar contratos porque existen funcionarios detenidos”. Cuestionó, que otro ente regulador como la ANH fue politizada por los recientes cambios de directores.

En este escenario, apuntó a que “el ministerio no está cumpliendo sus funciones, se está dedicando a otra cosa, no se preocupa por las exportaciones y menos por las importaciones”.

“Las autoridades deben ponerse la camiseta porque se está generando un daño incalculable a nuestro departamento”, dijo.

Desde que se desató esta crisis, ni el Ministerio de Hidrocarburos y menos YPFB, dieron una declaración al respecto. Solo Yacimientos emitió dos comunicados. 

En uno evadió su responsabilidad por la falta del suministro y alegando factores ajenos a la empresa, y el segundo indicando que no había desabastecimiento de combustible.

Sin embargo, las colas de motorizados que buscan diésel persisten en Santa Cruz.