Escucha esta nota aquí

"Infelizmente la gente solo se acuerda de cuidar y proteger el río cuando cae en desgracia". Así, con esa reflexión, el director del Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi), Luis Aguilera, tachó de irresponsables a las autoridades municipales y productores del municipio de San Pedro por el rebalse del río Piraí en campos agrícolas

La semana pasada, agricultores de la zona notificaron miles de hectáreas de soya, maíz y sorgo inundadas a raíz de las torrenciales lluvias que se registran en el oriente cruceño y que provocaron el rebalse de dicho afluente.

Aguilera señaló que San Pedro, desde 2006 hasta la presente fecha, se benefició con obras de drenaje por valor de Bs 60 millones y que las lluvias extraordinarias de la anterior semana dejaron en evidencia la irresponsabilidad de este territorio autónomo municipal, que no gestionó el proyecto de construcción de obras complementarias, fase 5, que fueron licitadas y contratadas por el Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (FPS). 

Asegura que no lo hacen porque tienen una mora, al igual que el Gobierno, en que el pago del monto que, por contraparte, le corresponde. Aclaró que la Gobernación cubrió y cumplió con el 100% del aporte que le toca.

Aguilera también ve insensatez en algunos agricultores que no cuidan ni respetan los trabajos ya ejecutados. Hizo mención, por ejemplo, al retiro del material de los defensivos o los montículos de tierras de los canales que sirven de protección y que, por eso, cuando se presentan crecidas extraordinarias de los ríos, el agua ingresa a sus chacos. “El tema de rebalse se va repartir siempre en Sagrado Corazón, Litoral, Hardeman y otras comunidades, porque son áreas bajísimas. Se olvidan que esa zona es llanura natural de inundación de la cuenca baja”, explicó.  

También dijo que falta conciencia para preservar los trabajos de protección ejecutados en las orillas de los ríos y de no invadir el río porque las servidumbres ecológicas están ‘avalladas’ por cultivos, mientras que los bosques, que son la defensa natural, son talados o deforestados.

Productores

Desde la zona, el representante de los productores del Grupo Norte Chané-Peta Grande, Eliazer Arellano, indicó que el desborde del río Piraí anegó miles de hectáreas de campos de soya en fase de germinación y cultivos de maíz y sorgo. Estima más de 10.000 hectáreas afectadas.

El dirigente lamentó la falta de ayuda a las más de 500 familias de productores damnificados en el municipio de San Pedro. Asimismo, descalificó las versiones en sentido de que son los agricultores los que dañan las servidumbres ecológicas para expandir sus cultivos. “Dicen eso para tapar la negligencia y no rendir cuentas de los errores que comenten”, enfatizó.

Desde Desarrollo Productivo de la Gobernación de Santa Cruz, el secretario Luis Alberto Alpire, indica que el área afectada por el rebalse del río Piraí en la zona norte es diminuta comparada con los beneficios que trajeron las lluvias para humedecer otros campos afectados por la sequía y los incendios forestales.