Escucha esta nota aquí

Varias ciudades españolas, principalmente Barcelona, amanecieron este sábado con comercios saqueados y sucursales bancarias dañadas, entre otros destrozos provocados por violentas protestas a favor de la liberación del polémico rapero Pablo Hasél.

En un mensaje en redes sociales, la alcaldesa de Barcelona, la izquierdista Ada Colau, rechazó los destrozos y ataques y mostró su apoyo a las fuerzas de seguridad.

"Defender la libertad de expresión no justifica en ningún caso destrozar todo tipo de mobiliario, asustar a vecinos, perjudicar comercios afectados por la crisis o atacar medios de comunicación", manifestó.

También hubo altercados en Valencia y Valladolid, en el este y centro de España respectivamente. Además de los destrozos, hay al menos cuatro detenidos, según fuentes policiales.

Más de 100 detenidos desde el inicio de las protestas

Hasél está en prisión desde el pasado martes por los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la monarquía española.

Esta es la cuarta noche de disturbios callejeros en España por los nueve meses de prisión a los que fue condenado el rapero. Se esperan nuevos actos de protesta este fin de semana.

Desde el inicio de las protestas el martes, más de 100 personas han sido detenidas, decenas han resultado heridas, entre ellas agentes de las fuerzas del orden, y una joven perdió un ojo al recibir un impacto con un proyectil de foam disparado por la policía.

afp/efe/el país //rr

Comentarios