Escucha esta nota aquí

El Senado de Estados Unidos quedó este domingo (25.10.2020) a un paso de confirmar a la jueza ultraconservadora Amy Coney Barrett, nominada por el presidente, Donald Trump, para cubrir la vacante que dejó en el Tribunal Supremo la fallecida magistrada progresista Ruth Bader Ginsburg.

Por 51 votos a favor y 48 en contra, la mayoría republicana del Senado aprobó una moción que inicia una cuenta atrás de 30 horas hasta la votación final sobre Barrett.

Se espera que ese voto se produzca en el pleno del Senado a última hora de la tarde del lunes, y está previsto que salga adelante, por lo que la jueza podría incorporarse al Supremo este mismo lunes o el martes, a una semana de la elección presidencial.

Inusual sesión

En una inusual sesión de fin de semana, la mayoría republicana en el Senado superó en votos a los demócratas y barrió un obstáculo en el procedimiento para la nominación de Barrett.

El proceso de nominación de Barrett, que esencialmente aseguraría una mayoría conservadora de 6 a 3 en la Corte Suprema, se ha movido a una velocidad poco común.

Trump, que va rezagado en las encuestas contra el candidato demócrata Joe Biden, ha dicho que quiere que Barrett, de 48 años, sea confirmada antes de la elección del 3 de noviembre para que esté en ese puesto en caso de que la corte tenga que abordar alguna cuestión relacionada con las elecciones.

Dos senadoras republicanas, Susan Collins, que enfrenta una dura reelección en Maine, y Lisa Murkowski, de Alaska, votaron en contra del avance del proceso después de decir durante las últimas semanas que se oponían a confirmar a un juez en una fecha tan cerca a las elecciones presidenciales.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dio prioridad al proceso de confirmación en la cámara alta sobre otros asuntos, incluido un nuevo proyecto de ley para aliviar económicamente a millones de estadounidenses y a empresas y autoridades locales duramente afectadas por el coronavirus.

Los demócratas advirtieron que Barrett terminaría votando para desarticular el Obamacare, que ha ayudado a millones de estadounidenses a obtener un seguro médico, y tal vez ayudaría a anular la ley del caso Roe contra Wade, que representa la histórica decisión aprobada en 1973 para protege el derecho al aborto.

jc (afp, efe, ap)