Escucha esta nota aquí

En emergencia, así se declaró este sábado la Asociación Boliviana de Agencia de Viajes y Turismo (Abavyt), regional Santa Cruz, debido a la reducción de las comisiones de un 7,5% al 1% por parte de la aerolínea Amaszonas. 

Según Abavyt, la medida pone en peligro 350.000 empleos. La empresa admitió el hecho y dijo que es un asunto entre actores privados y que las agencias podrán recargar esta comisión de forma directa al usuario.

Marisol Echalar, presidente de Abavyt, señaló que en una ruta solidaria antes una agencia ganaba hasta Bs 24 por cada boleto que vendía, pero con la nueva fórmula los ingresos de las agencias se reducirán a Bs 4.

“De estos Bs 4, hay que pagar el IVA. Tendríamos que vender unos 200 pasajes para pagar un sueldo. Hemos conversado con ellos para que el ajuste se haga el próximo año, pero no fue posible”, aseguró.

Sostuvo que, en este nuevo contexto, las agencias se verán obligadas a cargar el costo de esta comisión directamente al usuario.

Echalar agregó que las agencias de viajes realizan hasta el 60% de las ventas de la aerolínea.

Luis Vera, vicepresidente de la aerolínea Amaszonas, explicó que la reducción es una decisión tomada por la empresa en virtud a que es una práctica que se realiza hace varios años en el país, en especial en los vuelos internacionales.

Dejó en claro que el tema es un asunto de actores privados. Agregó que la reducción de la comisión del 1% viene acompañado de un cobro de Bs 35, que se le recarga al cliente sobre el valor neto.

“Esta es una modalidad que está hace 25 años. Bolivia es el único país que no realiza esta práctica comercial en el mercado doméstico. Todas las aerolíneas internacionales dan el 0% (cero por ciento), más el cobro por el servicio de las agencias de viaje”, indicó.

Recordó que desde el 2014 la aerolínea hace lo mismo en sus rutas internacionales.

“Los cambios siempre generan resistencia. Las agencias de viajes tienen que comenzar a ver nuevas prácticas, deben ir acostumbrándose, algunas lo han recibido de la mejor manera. Todo depende con qué ojos miran estas nuevas medidas los dueños de las agencias de viajes”, aseguró.

Sin embargo, para Echalar es necesario que exista una ley que proteja el servicio que brindan las agencias de viaje, porque el sector será el último en salir de la crisis generada por el aislamiento total que vive el país debido a la presencia del coronavirus.

“Necesitamos una ley de protección y que se nos resguarde de los proveedores turísticos, hay 350.000 empleos en riesgo. No queremos ser una carga social”, reflexionó la empresaria.