Escucha esta nota aquí

A casi un año de la caída de Evo Morales, pocos son los cambios que dejará el Gobierno de transición. Y específicamente, poco o nada serán las mejoras que se dejen en el sector de hidrocarburos, indicaron expertos consultados por EL DEBER, que observaron la falta de un diagnóstico sobre el negocio del gas, una de las principales fuentes de ingresos del país.

Duras son las posturas a la hora de evaluar el rol que cumplió el Ministerio de Hidrocarburos, y en especial, de la máxima autoridad del área, Víctor Hugo Zamora. Los consultados, aseguraron que hasta la fecha no existe un informe claro de los proyectos que se heredaron de la anterior administración.

Álvaro Ríos, exministro de Hidrocarburos, señaló que una de las principales misiones que tenía el Gobierno de transición era elaborar un análisis sobre el sector, en especial de cómo están los proyectos industriales que desarrolló la anterior administración.

Observó que hasta el momento no se sabe qué sucederá con la planta de urea, que está paralizada desde hace un año. Y menos aún, existe un informe sobre otros proyectos como la planta separadora de Líquidos de Gran Chaco, o la planta de mini GNL.

“Creímos que la actual administración iba a entregar un análisis claro sobre lo que pasa en el sector y los proyectos. Pero no tenemos un diagnóstico de por qué la planta de urea no está funcionando, o por qué la planta de Gran Chaco opera a un 33% de su capacidad”, explicó Ríos.

En esa línea, sostuvo que a menos de un mes de que se realicen las elecciones, el Gobierno debe apurar la entrega de un informe sobre la realidad del sector.

Más duro es el especialista Hugo Del Granado, que calificó como deficiente el manejo de la política hidrocarburífera hecho por el Gobierno de transición.

“No se solucionaron los problemas que se tenían. No se plantearon soluciones, hubo escasez de combustibles y no se terminaron de perforar dos pozos que en enero se anunciaron que estaban terminados”, señaló.

Para Del Granado, el sector sigue igual o peor de como lo dejó el anterior Gobierno. Entre las pocas cosas positivas que rescata, está el contrato que se firmó con Brasil para seguir exportando gas al país vecino.

“Se desplazó un equipo de negociación que hizo su trabajo. Y a ocho meses de aquello, es poco lo que se puede rescatar”, sostuvo.

Ministerio admite crisis

En un encuentro realizado en Santa Cruz, entre los actores del sector, el ministro Zamora admitió que la actividad se encuentra en una crisis profunda.

La autoridad aseguró que estar al frente del Ministerio fue muy complicado por el contexto de crisis generado por la pandemia, que paralizó las inversiones. Además, admitió que tuvieron problemas para cumplir con los cupos de entrega de gas, debido a que no hay suficientes reservas del energético.