Escucha esta nota aquí

La Planta de Amoniaco y Urea (PAU) tiene una meta bien trazada para esta gestión y es vender 600.000 toneladas de urea. Para alcanzar ese volumen, el trabajo no se detiene en el complejo petroquímico, ubicado en Bulo Bulo, Cochabamba.

Los cuatro meses de reactivación nos han permitido proyectar la venta de urea para 2022 con un pronóstico de 600.000 toneladas, las cuales han sido trazadas como objetivo desde la Presidencia de YPFB y desde el Ministerio de Hidrocarburos, para ello garantizamos las operaciones y así alcanzar este volumen, comercializarlo y generar los ingresos proyectados en este momento”, indicó Omar Alarcón, Vicepresidente Nacional de Operaciones de la estatal petrolera, durante una entrevista en Bolivia Tv.

La autoridad fue consultada sobre supuestos paros en la PAU y respondió que el único considerable se dio en 2020 y ocasionó daños a los sistemas de la misma. “El único paro total fue en 2020 y la gestión 2021 es el año de la reactivación de este complejo, no ha habido paros ni cortes de producción y se garantiza el abastecimiento del fertilizante al mercado interno y externo”, señaló.

La reactivación del complejo petroquímico está dando buenos resultados para la economía del país, con exportaciones a Brasil, Paraguay, Argentina y Perú. “Proyectamos para el mercado interno 42.000 toneladas de urea para esta gestión, vamos a trabajar para que el incentivo del uso de la urea boliviana sea mayor y se motive al consumo para garantizar el abastecimiento del mercado interno y externo”, añadió.

Desde la reactivación de la PAU, hace cuatro meses, se han producido más 160.000 toneladas del fertilizante, de las cuales más de 98.000 han sido comercializadas con un valor neto de más de $us 58 millones, que se tornan en ingresos para el país.

Comentarios