Escucha esta nota aquí

Los productores de carne de pollo y huevos indicaron que se encuentran en emergencia, pues desde hace unos 15 días no están recibiendo la cantidad habitual de la harina de soya solvente que destinan como alimento balanceado para sus aves.

Ricardo Alandia, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores (ANA), explicó que el sector tiene un recorte de los cupos de entrega de los derivados de la soya de hasta un 70%, debido a que la industria de oleaginosas, de acuerdo con su criterio, no está respetando los cupos de entrega acordados el 24 de diciembre del año pasado, donde también el Gobierno estableció una banda de precios de Bs 2.053 la tonelada de la harina de soya solvente.

Alandia lamentó que la industria, bajo el argumento de que las listas de asignación llegaron tarde, no cumpla con lo establecido, poniendo en riesgo la producción de huevos y un menor rendimiento en la oferta avícola.

Édgar Sandoval, presidente de la Federación Nacional de Avicultores (FENAV), sostuvo que esta situación ya no es sostenible para el sector por lo que exigió, por parte del Gobierno, una atención inmediata para superar el problema y no estar en esta situación crítica por culpa de algunas industrias que descuidan el abastecimiento interno.

Sandoval detalló que no solo son los avicultores los afectados por esta situación, sino también la pecuaria, porcicultura y el sector lechero, por lo que indicó que están a la espera de una respuesta, caso contrario tomarán otras medidas para ser escuchados.

Las aceiteras

Jorge Amantegui, presidente la Cámara Nacional de Industrias Oleaginosas de Bolivia (Caniob), indicó que las denuncias que hacen los avicultores son mentiras y que, de ninguna manera, la industria está desabasteciendo el mercado interno.

Amantegui explicó que, debido al acuerdo con el Gobierno el 24 de diciembre de 2020, recién se lo firmó el 8 de enero de esta gestión para que el 13 de enero se elaboren la listas de los productores que van a recibir el derivado de soya al costo establecido por la banda de precios.

Debido a esta demora, el industrial hizo notar que solo se está entregando el cupo que corresponde al mes y que no se puede hacer una entrega reprogramada hacia atrás. Agregó que no es posible realizar una compensación por los días que pasaron.

Amantegui también dijo que se detectó una venta irregular de la harina de soya solvente en los centros de abasto de la capital cruceña, lo que demuestra que hay un desvío del producto. Indicó que se lo está comprando a unos $us 200 menos del costo internacional y eso impulsa un mercado negro que debe investigar el Gobierno.

Jorge Vargas, de la avícola El Pichón, situada en el km 9 de La Guardia, lamentó que por esta situación debe peregrinar por distintas comercializadoras en busca de la harina solvente de soya y que en estas últimas dos semanas no pudo encontrar la cantidad necesaria para su granja.

Vargas precisó que cada mes recibía 375 toneladas de este derivado de la soya  y que ahora le indicaron que le iban a dar 280 toneladas y que debía retirarlo en la frontera con Brasil, pero que hasta el momento la empresa proveedora no lo entrega, poniendo en riesgo su producción de pollos parrilleros y gallinas ponedoras.

Comentarios