Escucha esta nota aquí

El trabajo y la educación desde casa se han convertido en la nueva realidad para miles de bolivianos. Para responder a esta tendencia, muchos han tenido que actualizar sus equipos tecnológicos y conocer más en detalle las ofertas que los operadores de internet tienen en el mercado.

A pesar de la demanda existente, las importaciones han sido menores este año que las que se reportaron en 2019. De acuerdo con el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), a partir de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la compra externa de computadoras, memorias, teclados y dispositivos complementarios; durante el periodo entre enero y julio de 2020, fue de $us 20,3 millones, mientras que en similar periodo del año pasado, las importaciones sumaron $us 28,2 millones.

Víctor Hugo Figueroa, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, cree que las cifras son reflejo de la crisis del comercio internacional que afecta a la mayoría de las economías del mundo.

Considera que esta desaceleración de las importaciones de equipos tecnológicos se va a mantener durante esta gestión y la siguiente, ya que el grueso de la población ha perdido su capacidad de comprar y, que si hay sectores que cuentan con recursos, están priorizando invertir en alimentos y salud.

Si bien para el analista, por la nueva situación laboral y educativa, las computadoras y el acceso a internet han cobrado importancia, los consumidores muestran un comportamiento cauto, por lo que aconseja que los centros comerciales y las telefónicas mejoren sus ofertas y bajen los precios.

Demanda y precios

David Peña, un pediatra que tiene su consultorio en el sexto anillo de la zona norte de la capital cruceña, dice que la pandemia lo obligó a cambiar su vieja PC por una nueva computadora portátil. También tuvo que invertir en un nuevo escritorio y un sillón más cómodo, pues desde mayo, de estar dos o tres horas frente al monitor, pasó a estar más de ocho horas, algo que lo empujó a renovar su pequeña infraestructura laboral.

Mabel Mamani tiene dos hijos, uno en la primaria y el otro ya por terminar la secundaria. Ella recorrió distintos centros comerciales para cotizar y comprar una computadora portátil. Al final, se quedó con una que es compacta, no muy pesada y con una garantía de un año. Tuvo que pagar $us 700, cuando antes de la cuarentena su precio rondaba los $us 600.

Al respecto, Jonathan Daza, de Technology Plus, una tienda que está ubicada en uno de los pasillos del Comercial Chiriguano, sostuvo que la demanda de equipos tuvo un importante incremento, especialmente de las computadoras portátiles y que por ese motivo sus precios se encarecieron entre $us 50 y $us 100, aunque precisó que la mayoría de los comerciantes ha optado por mantener y en algunos casos bajar los costos. No obstante, precisó que eso dependerá de la capacidad de almacenamiento de cada negocio.

Héctor Rojas, que también ofrece computadoras, escritorios y sillas en el centro comercial mencionado, detalló que si bien algunos quieren subir los precios la mayoría busca mantenerlos y hasta rebajarlos, pues los clientes son más cuidadosos con los gastos que realizan.

Rojas precisó que el ‘plus’ que pueden lograr son los servicios posventa; es decir, el mantenimiento de las computadoras o la venta de otros insumos, además del envío a domicilio de los interesados.

A su vez, Eliete Malpartida, jefe nacional de Marketing de Dismac, explicó que la empresa se colocó en el lugar de sus clientes y por eso puso a su disposición computadoras, escritorios y sillones que hagan más llevadero el teletrabajo o la educación a distancia.

Malpartida afirma que los precios que ofrece la compañía son los más bajos del mercado y a manera de ejemplo indicó que una computadora portátil HD de 14 pulgadas con memoria RAM 4GB y un disco duro de 1TB la ofertan a Bs 3.999 ($us 580) y a crédito cobran 12 cuotas de Bs 432.

Mientras que Stefan Postey, gerente Retail de Multicenter, señaló que debido a los cambios en el sistema de trabajo, la venta de muebles para oficina se duplicó entre abril y agosto en comparación con el mismo periodo de 2019. Postey detalló que hay escritorios de trabajo desde Bs 594 y sillas para oficinas desde Bs 407.

Si bien las tiendas y centros comerciales buscan la manera de incrementar los precios para el consumidor final, para los mayoristas o importadores el panorama es más complicado.

Andrés Rocha, que se dedica a la importación de computadoras portátiles e insumos para el armado de las PC, subrayó que a escala internacional la oferta de estos equipos es escasa y que, mientras siga la crisis sanitaria, sus precios se van incrementando.

Rocha puntualizó que en este escenario las empresas con mayor capacidad de almacenamiento son las que van a poder competir y ofrecer mejores precios, pero no así las más pequeñas que necesariamente se verán forzadas a actualizar sus costos si es que no quieren dejar de ser rentables.

El importador indicó que los insumos que más demanda tienen son las cámaras web, los discos duros, las memorias RAM; en menor medida los micrófonos y audífonos y que la mayoría de estos productos son de origen chino.

Algunos consejos

Franklin Vega, ingeniero en Redes y Telecomunicaciones, precisó que a la hora de equiparse lo primero que uno se debe preguntar es para qué ocuparé el equipo y si es necesario gastar esa cantidad de dinero.

Si es pensando en los niños y jóvenes, Vega considera que una Netbook con una pantalla de diez pulgadas es más que suficiente para hacer frente a una educación virtual y que la misma puede ser adquirida en $us 280 y $us 300.

Si las exigencias van a ser mayores, el experto considera que una computadora portátil con un procesador de quinta a séptima generación es lo más pertinente, antes que embarcarse en la idea de querer contar con una PC que al final le saldrá más cara pues, a criterio de Vega, para que este equipo sirva para la educación virtual o el teletrabajo se le debe agregar una cámara web, que no baja de los Bs 300, un micrófono y un buen escritorio.

El otro actor

Pilar Soria, vicepresidente ejecutiva comercial de Viva, sostuvo que desde que inició la cuarentena buscaron ser aliados digitales de los bolivianos y de las empresas para que, desde la seguridad de sus hogares, puedan continuar trabajando y moviendo la economía del país.

Soria indicó que desde esta telefónica entienden que cada uno de los usuarios tienen necesidades de estudio y trabajo diferentes, desde reuniones por Zoom hasta videos educativos por YouTube y transferencia de documentos por WhatsApp, por esta razón, en junio lanzaron las ‘bolsas’ de Tele-estudio y Tele-trabajo, que a su criterio están al mejor precio del mercado. Con Bs 1,80 dan dos horas ilimitadas en todas las plataformas de estudio y trabajo.

Delmar Méndez, director de Comunicación de Cotas, dijo que desde mayo la cooperativa ofrece la posibilidad de conectarse a internet desde un teléfono móvil a fin de acceder a diversas redes sociales como Zoom, mediante la inscripción a paquetes del servicio de Chip Tipazo, con valores desde los Bs 4 diarios.

Méndez indicó que también está disponible la conexión de alta velocidad (LTE) en los chips Tipazo de la cooperativa, lo que permite acceder a las redes sociales ilimitadas (Facebook, Instagram, Twitter, TikTok, Snapchat y Zoom), pagando Bs 5 por 24 horas, o Bs 9 por 72 horas.

María Laura Mendoza, gerente de Marca y Comunicación de Tigo Bolivia, detalló que la firma ofrece Telepaquetigos orientados a teleeducación y teletrabajo. La promoción brinda acceso ilimitado a Zoom, Webex, Microsoft Teams y Google Meet. Mendoza remarcó que por Bs 2 se accede a dos horas de conexión, por Bs 5, se tiene una conexión ilimitada durante ocho horas y por Bs 15, se obtiene siete días para usar las aplicaciones sin restricciones, durante una semana después de realizada la compra.