Escucha esta nota aquí

El viceministro de Comercio Interno, Gróver Lacoa, afirmó este miércoles que el Decreto Supremo (DS) 4573, que establece el incremento de los aranceles de importación para 94 productos a partir de este mes, no tiene alcance a países con los que Bolivia tiene acuerdos o tratados comerciales. Sin embargo, Perú, Brasil, Argentina y Chile, son precisamente los países desde donde ingresan los artículos de contrabando debido a que registran menores precios.

"Esta medida no alcanza a aquellos países con los cuales el país, con los cuales Bolivia, tiene suscrito acuerdos y tratados comerciales (en la actualidad)", dijo en una entrevista con la red Bolivisión.

Detalló que el incremento de aranceles de importación no tiene alcance a países como Perú, Brasil, Argentina, Chile, México y Venezuela, que son miembros de la Comunidad Andina (CAN), el Mercado Común del Sur (Mercosur) y otros.

El Gobierno promulgó la semana pasada esa normativa, mediante la cual se incrementan los aranceles de importación para 94 tipos de productos a partir de este mes, en beneficio de 2.934 empresas nacionales.

Lacoa explicó que la norma aumenta los aranceles de importación para productos de tres grupos que son: alimentos y bebidas, suministros industriales y bienes de consumo final, como por ejemplo: lácteos, chocolates, zumos de frutas, puertas de madera, alfombras, juguetería, entre otros. Sin embargo, pese a estar cerrada la frontera con Argentina, EL DEBER pudo visitar la zona y descubrir hasta 14 caminos clandestinos por donde ingresan los alimentos, lácteos, chocolates y otros. Lo mismo sucede en el límite con Brasil por Guayaramerín.

"Estamos sacando un decreto supremo para proteger a nuestra industria nacional (…). Lo que queremos es sustituir progresiva y sistemáticamente a las importaciones por producción local", enfatizó.

El decreto supremo fue promulgado el miércoles 25 de agosto y entrará en vigencia a partir de este miércoles 1 de septiembre, hasta el 31 de diciembre de 2022; es decir, que se aplicará alrededor de un año.

Sin embargo, la industria nacional insiste en un mayor control en las fronteras con los países limítrofes porque el daño que genera el contrabando se estima en $us 3.000 millones al año, habiéndose triplicado durante los últimos años, según Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias.



Comentarios