Escucha esta nota aquí


La presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, concentró su discurso en los bonos, reclamó a la Asamblea Legislativa que libere los recursos para hacer efectiva la entrega de la ayuda e incluso pidió a sus adversarios políticos un 'pacto' que lo haga viable. Sin embargo, los economistas consideran que los bonos no alcanzan para reactivar la economía boliviana, afectada por el Covid-19.

El economista Alberto Bonadona, dijo que una convocatoria a un apoyo económico, no puede ser a partir de la concesión de bonos, y daría la impresión de que el Gobierno los considera como el gran aporte a la economía nacional. "Ella (la presidenta) hizo un  énfasis exagerado, cuando se requiere una solución más integral de la economía y su futuro en un país que tiene grandes riquezas y potencialidades", precisó.

Bonadona cree que la primera autoridad del país está pensando en el beneficio inmediato, y no en una solución integral. "Se requiere un plan más sólido y pautas para convocar a las fuerzas políticas, económicas, empresarios y trabajadores, fuerzas sociales para ver el futuro de Bolivia, en un desarrollo que no nos pisemos los callos los unos a los otros y evitar los paros y bloqueos en plena pandemia", sostuvo.

En la misma línea, el analista económico Gonzalo Chávez precisó que el mensaje de la presidenta Áñez confundió medios con fines. “El centro de su discurso fue hagamos un pacto por los bonos, cuando en realidad el bono es el instrumento; es decir, se tiene objetivos de políticas públicas como bajar la pobreza, mejorar salud y educación, bajar la inflación y tienes muchos instrumentos”, precisó.

Sostuvo que es contradictorio buscar un acuerdo a través de un instrumento y no un objetivo.  "Sabiendo que los bonos le funcionaron, ella en su discurso ofreció más bonos y ha propuesto que sean el centro de un pacto, lo que es curioso partir con el instrumento y no con los objetivos", reflexionó.

Chávez cuestionó que los bonos no son programas de Gobierno de mediano y largo plazo, y se debe pensar en infraestructura, empleos de calidad, educación y salud, pensar en impulso al sector privado; porque el bono resuelve parcialmente un problema que es de demanda, porque la gente no tiene dinero para comprar, pero del otro lado la oferta está con serios problemas. 

El analista recordó que cuando se aplicó la cuarentena se indujo un coma económico, "dijimos que el 70% del aparato productivo pare, restaurantes, empresas y servicios, entonces de nada sirve un bono si no se recupera el aparato productivo", indicó.

Siguiendo con la analogía, Chávez mencionó que si una persona se recupera de un coma igual precisa fisioterapia para recuperar la movilidad, y sucede lo mismo con la economía. "Entonces, metes plata, pero tienes un aparato productivo lento que no está pudiendo reaccionar por falta de liquidez", agregó.

Para el expresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, José Antonio Alberti, en lo particular, la reactivación económica depende en parte de ese flujo que viabilice la Asamblea Legislativa, son más de $us 1.700 millones y por ello considera que Áñez insiste en su reclamo a los parlamentarios.

Se precisa-señala- que ese dinero se destine a tener un mejor sistema de salud, compra de insumos y también para canalizar vía sistema financiero, recursos a las empresas. "No son los únicos, pero sí son vitales y mientras más tarde, también tardará más la reactivación", reveló.

Asimismo, destaca que  la primera mandataria dio certidumbre en el tema de seguir con las políticas de diferimiento, aplazo de los pagos tributarios, las cargas sociales, y que dio certeza para viabilizar los créditos directos y los planes de empleo.   

Falta celeridad en los programas
El economista José Antonio Alberti considera que se debe exigir que el compromiso de reactivación económica sea más ágil, porque falta más gestión en estas políticas. Incluso, dijo que en el marco del Plan de Empleos ha solicitado hace 15 días a tres trabajadores para contratar, pero no ha tenido respuesta. "Entonces, se deben apurar mecanismos de ejecución, falta más rapidez para que se sigan cuidando los empleos y generar ingresos", dijo. 

Chávez también coincide con Alberti en que va muy lenta la oferta; es decir, la reactivación vía programas de empleo, y los créditos de alivio al sector productivo.