Escucha esta nota aquí

La crisis sanitaria que afecta al mundo le pasa la factura a la actividad industrial del país provocando en el periodo enero-julio de esta gestión una caída de las exportaciones industriales de un 20,8% y una contracción del 34,6% en cuanto a la importación industrial de bienes de capital y una caída de un 25,8% en lo referido a la compra de materia prima e insumo industriales.

Un informe de la Cámara Nacional de Industria (CNI) refleja que en los primeros siete meses de 2020 las ventas al exterior facturaron $us 1.571 millones (un 20,8% menos), mientras que en similar periodo de 2019 lo exportado sumó $us 1.985 millones.

Los sectores que registraron el mayor descenso en ventas fueron la galletería y panadería (46,9%), prendas de vestir, adobo (caldo o salsa) y el teñido de pieles (39,68%), muebles de madera en (38,01%), cueros y manufacturas de cuero en (36,99%).

Mientras que los productos textiles con una caída de un 11,59% y soya y productos de soya con una merma de un 6,4%, tuvieron un menor impacto.

La institución industrial hizo notar que en 2006 las exportaciones entre enero y julio alcanzaron a $us 619 millones y 2014, se exportó un valor de $us 2.213 millones.

Compras del exterior

La CNI detalló que las importaciones industriales de bienes de capital cayeron 34,6% y las importaciones de materia prima e insumos intermedios descendieron 25,8%.

Al respecto, Germán Molina, analista económico, sostuvo que una menor importación de bienes de capital tiene una incidencia directa sobre la renovación tecnológica en los procesos de producción, lo que va a repercutir en los costos y en la competitividad de las industrias nacionales.

El presidente de la CNI, Ibo Blazicevic, recordó que el sector industrial perdió $us 10 millones por día a causa del bloqueo de carreteras, situación que a su criterio profundizaría la recesión económica que viene siendo afectada por la pandemia.

Cabe recordar que el 17 de agosto, el ministro de Economía, Óscar Ortiz, sostuvo que el bloqueo de caminos generó un perjuicio al país de unos $us 1.000 millones.