Escucha esta nota aquí

El Índice Global de la Actividad Económica (IGAE) de Bolivia presenta una tasa acumulada negativa de 7,9% en el período enero-julio 2020, con relación al mismo período de la gestión 2019. De acuerdo con los dantos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Para Jhony Mercado, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, las actuales medidas de apertura de la economía van a permitir una lenta reactivación, aunque precisó que se está lejos del desempeño logrado durante la gestión pasada.

Mercado sostuvo que en julio, el IGAE mostró una ligera recuperación, sin embargo, el efecto de la pandemia en actividades como la minería, la construcción y los servicios de recreación y de alimentos continúa presentando tasas de variación negativas.

La producción agropecuaria, así como los servicios de telecomunicación, son las actividades económicas que han tenido tasas positivas de crecimiento en este período, con lo que han ayudado a atenuar la caída del IGAE en julio, señala el informe del INE.

La variación a similar período del IGAE revela que tras la caída observada en abril, en julio mantiene la tendencia a la recuperación de la actividad real de la economía.

Técnicos del INE aclararon que el desempeño acumulado del IGAE, si bien estima la tasa de variación porcentual del Producto Interno Bruto (PIB), no es un indicador que determine el crecimiento económico.

“El mismo es explicado por la teoría económica como el resultado de la productividad marginal de los factores y el progreso tecnológico. Por otra parte, es necesario tener estimaciones del producto potencial y compararlos con el producto observado para determinar la existencia de una recesión”, precisaron desde el INE.