Escucha esta nota aquí

Hasta el mes de septiembre, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) las compras de combustibles, en especial líquidos, cayeron hasta un 60,9% con relación al mismo periodo de 2019.

De acuerdo a la entidad estatal, las compras de este tipo de producto llegaron a $us 451,8 millones. La cifra es inferior a los datos obtenidos en el mismo periodo del año pasado, cuando las adquisiciones llegaron a $us 1.154 millones.

Según el INE, los principales proveedores fueron Chile, Argentina, Estados Unidos y Perú. Bolivia es un gran importador de combustibles líquidos. Durante el mes de septiembre el país registró problemas de abastecimiento, en especial de diésel. La región más afectada fue la de Santa Cruz.

En los primeros días de octubre, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) aseguró que el abastecimiento se normalizará luego de que por otras vías alternativas se suministraron entre 2.500 y 2.600 metros cúbicos de diésel diarios al mercado nacional.

Otras de las importaciones, como suministros industriales presentaron una reducción de 28% comparado con similar período del año anterior. 

Por el contrario, las importaciones de alimentos y bebidas registran un leve incremento del 1,4%, explicado por el crecimiento dinámico que vienen registrando las importaciones de trigo y harina de trigo.