Escucha esta nota aquí

El mal tiempo pasa factura a dos regiones de Santa Cruz. En el norte del departamento, en el municipio de San Pedro, las fuertes lluvias arrasaron con 15.600 hectáreas de cultivos; entre arroz y soya. Mientras que, en los Valles, la crecida del río Mizque provocó la pérdida de cultivos en el municipio de Moro Moro.

Desde hace varias jornadas las fuertes lluvias han ocasionado estragos en varias regiones del país. Defensa Civil reportó 15 decesos y más de 10.000 familias afectadas, en 60 municipios de seis departamentos como consecuencia de las intensas precipitaciones, que se prevé se extenderán por dos meses.

San Pedro

Ramiro Bartolomé, alcalde del municipio de San Pedro, señaló que las fuertes lluvias provocaron la pérdida de 15.600 hectáreas, entre cultivos de arroz y soya. La autoridad recordó que esta comuna produce cerca del 60% del total de los alimentos que se siembran en el departamento.

Producto de estas lluvias, según la autoridad edil, más de 500 familias ubicadas en las comunidades de Hardeman, El Carmen y San Juan del Piraí.

“Estamos dando ayuda humanitaria y se está distribuyendo víveres y se está repartiendo medicamentos”, dijo la autoridad.

Pero lo peor no pasó, la autoridad alertó que existe un brote de dengue. A eso se suman varios casos de influenza y de Covid-19.

“Estamos batallando con toda esta situación. Y todavía existe agua, después de una semana de inundación persiste el agua y existe una contaminación bárbara”, dijo.

La autoridad pidió a los tres niveles del Estado trabajar de manera conjunta para la construcción de defensivos con el fin de evitar futuras inundaciones.

Explicó que existe un boquete en la altura de Hardeman que inundó todos los campos de cultivos de esa localidad.

Quisiéramos trabajar con los tres niveles del Gobierno para reencausar el río con todos los defensivos. Eso nos dará una solución”, dijo.

En los Valles

Las intensas lluvias también provocaron el desborde del río Mizque. El rebalse dañó varias hectáreas productivas de la comunidad Pampa Negra, del municipio de Moro Moro. Además, varias familias de la zona quedaron afectadas.

La asambleísta representante de la provincia Vallegrande, Mavy Pedraza, reveló que el panorama que están viviendo los pobladores es desolador porque la comunidad corre el riesgo de desaparecer.

El subgobernador de Vallegrande, Gary Charly Rodríguez, indicó que se han perdido entre unas 15 a 18 hectáreas de cultivos. Además, informó que el sistema de riego de esa zona está destrozado y no hay agua potable.

Javier Mendívil, director de Cuencas del Searpi, informó que las crecidas están bajando y solo registran crecidas de ríos en las localidades en Abapó y Pailas, donde las aguas subieron más de dos metros. Se espera una lluvia fuerte para el día 4 de enero, pero no tendrá el impacto de las últimas tormentas que provocaron crecidas extraordinarias que no se registraban desde hace 10 años.

Recientemente, la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo dijo que de persistir las lluvias temen que 100.000 hectáreas no puedan ser sembradas. La Administradora Boliviana de Carreteras habilitó la línea gratuita 800-10-7222 y el WhatsApp 712-19232 en caso de derrumbes.

Defensa Civil llevó alimentos a los afectados por las inundaciones en el municipio de San Pedro. El agua no baja en esa zona productora

Comentarios