Escucha esta nota aquí

Franklin Molina, ministro de Hidrocarburos y Energías, brindó este jueves la Rendición Pública de Cuentas-Final 2020 del Ministerio de Hidrocarburos y Energías.

Según Molina, la ejecución presupuestaria en 2020 fue crítica, llegando a solo un 26% de lo que se tenía previsto.



En el caso específico del sector de hidrocarburos, Molina precisó que no se ejecutó ningún proyecto de exploración para reponer las reservas de manera oportuna. “La reducción o el impacto de $us 76,2 millones que se debían ejecutar fueron prácticamente paralizados”, dijo.

Esa situación repercutió en la renta petrolera, la cual bajó en 15%, de $us 1.901 millones que se tiene previstos hasta los $us 1.623 millones.



En cuanto a la producción fiscalizada de hidrocarburos en la pasada gestión, la de gas cayó un 17% (hasta 43 en millones de metros cúbicos día) y la de hidrocarburos líquidos disminuyó en 13% (has los 42.000 barriles día).

Molina también se refirió a la utilidad neta de YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos) y sus empresas filiales y subsidiarias, siendo YPFB Andina, YPFB Chaco, YPFB Refinación y YPFB Aviación, las que registraron un peor desempeño (ver cuadro a continuación).   




El ministro de Hidrocarburos además se refirió a la planta de Amoniaco y Urea, la cual estima que vuelva a operar en mayo de este año, luego de estar paralizada desde noviembre de 2019.


Comentarios