Escucha esta nota aquí

 


El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, ratificó este viernes que no habrá una devaluación de la moneda boliviana el siguiente año, y que se mantendrá fijo el tipo de cambio del dólar estadounidense.

"No va haber devaluaciones", afirmó en una entrevista con el canal RTP. Remarcó que "una devaluación no es una medida en este momento acertada".

Bolivia mantiene la política monetaria del tipo de cambio en 6,96 bolivianos para la venta y 6,86 bolivianos para la compra de cada dólar estadounidense, invariable desde el 2 de noviembre de 2011, medida que, según el Gobierno, busca dar certidumbre a la economía local en medio de un contexto internacional adverso y fomentar la política de "bolivianización", entre otros factores.

¿Qué ocasionaría una devaluación? Según algunos sectores empresariales, generaría competitividad a las exportaciones bolivianas, pero el Gobierno sostiene que esa medida podría provocar un proceso inflacionario.

"Por ejemplo, la exportación de minerales no se incentiva con devaluación (...), más exportación de gas por devaluación tampoco. Más bien, muchas industrias usan algunos insumos importados y una devaluación ¿qué haría?, que el costo del insumo importado aumente y ese costo, si la empresa tiene la capacidad de pasarlo al precio de venta, te va a pegar a ti en términos de inflación", explicó. 

Descarta gasolinazo

El ministro Montenegro también indicó que el Gobierno reactivará e impulsará los proyectos para reducir la importación de combustibles y descartó un "gasolinazo".

La petrolera estatal "YPFB ya está en este momento en rumbo de sustituir la importación de diésel con plantas que generan el biodiesel (...). La importación de diésel es lo más importante y creemos que en un tiempo perentorio vamos a poder generar la oportunidad de sustituir aquello", dijo.

El plan gubernamental establece que la producción de biodiesel mejorará el abastecimiento de combustibles, la expansión de la frontera agrícola y el crecimiento sostenido de la economía.

Ese proyecto también evitará la fuga de divisas por la importación de diésel y disminuirá la subvención estatal a los combustibles.

En ese contexto, Montenegro dejó en claro que el actual Gobierno no asumirá "medidas draconianas" que dañen la economía de las familias bolivianas. "No va haber ese ajuste de gasolinazo, no está pensado", sostuvo la autoridad.


Comentarios