Escucha esta nota aquí

Franklin Molina Ortiz, el nuevo ministro de Hidrocarburos, no tendrá una tarea fácil. Al igual que el resto de los sectores, la industria hidrocarburífera sufrió los efectos de la pandemia: el desplome del precio global del petróleo y la baja demanda. En este contexto, la nueva autoridad tendrá que dinamizar al sector que genera más del 30% de los ingresos por exportaciones del país.

Carlos Delius, expresidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE) destacó la experiencia, formación y juventud de la nueva autoridad. Recordó que Molina “no es ningún desconocido del sector”, debido a que antes fue viceministro.

Para Delius, el primer reto que tiene es reformular las políticas estatales para hacer sostenible el mercado interno “y a mediano plazo tiene que volver a atraer la inversión”. 

El tercer reto es dictar políticas claras para poner en orden a YPFB, que es ingobernable”, sostuvo. 

Aseguró que es bueno que el nuevo ministro sea economista, “porque este sector es fundamental para sostener el macro equilibrio económico del país”.

Por su formación tendrá una mirada muchos más amplia, y sobre todo es una persona que conoce el sector”, señaló.

El especialista Hugo del Granado dijo que lo primero que debe hacer Molina es reactivar la producción, mediante la recuperación de campos maduros.

Una vez completada esta meta, según Del Granado, es urgente que se explore en áreas cercanas a los actuales campos, zonas tradicionales para producción de hidrocarburos.

“A largo plazo en áreas no tradicionales. Además, se tiene que renegociar los contratos de exportación con Brasil y Argentina”, dijo.

Cifras del sector 

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) hasta el mes de septiembre las exportaciones de gas natural bajaron en -21,7%, con relación al mismo periodo de 2019.

En valor, esto significa que las exportaciones pasaron de $us 1.959 millones a $us 1.534 millones, lo que implica una caída de $us 424,6 millones.

Por otro lado, la producción hasta junio, según datos del Ministerio de Hidrocarburos, llegó a 41,25 millones de metros cúbicos (MMm3/d), lejos de los 62 (MMm3/d) que llegó a producir en el año de mayor bonanza económica: 2014, cuando el presidente electo manejaba la billetera del país.

Perfil técnico 

Franklin Molina Ortiz es cruceño y consultor de la industria energética. Estudió Economía en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM) de Santa Cruz, realizó posgrados en Bolivia y Chile relativos a gestión pública, administración, gestión financiera y gestión de empresas. 

La nueva autoridad tiene amplia trayectoria en la función pública. Durante cinco años se desempeñó como Viceministro de Desarrollo Energético en el Ministerio de Hidrocarburos y Energía.

Fue analista de Desarrollo Energético en el Viceministerio de Electricidad, también asumió como jefe de Planificación de la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) y fue designado director de la Transportadora de Electricidad SA (TDE).