Escucha esta nota aquí

Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), sostuvo que, ante el actual escenario económico que atraviesa el país, Bolivia necesita de empresas e industrias que hagan frente al problema y que no solo esperen un ‘empujón’ del Estado.

Blazicevic indicó que, durante la cuarentena, los industriales bolivianos mostraron su valía, manteniendo los puestos de trabajo y evitando cerrar a pesar de las pésimas condiciones financieras que tuvieron que enfrentar.

Para el industrial, hoy más que nunca llegó el momento de seguir invirtiendo en el país, de apostar por la capacitación y de aumentar la producción nacional y que, más allá de la ayuda estatal, el sector privado debe proponer y tener una conducta activa para el beneficio del país.

En este sentido, con el objetivo de potenciar su participación en el escenario económico del país, la CNI y la Cámara Nacional de Comercio (CNC) mantuvieron una reunión para plantear una agenda y método de trabajo para llevar adelante un proceso de fusión, con la premisa de coadyuvar con la reactivación económica y del empleo mediante el impulso de la actividad comercial, la manufactura, los servicios, el turismo y la inversión, que se vería reflejado en mayor desarrollo económico y social en Bolivia.

De concretarse la unión, los sectores de industria, comercio, servicios y turismo a los que representan ambas Cámaras, aportan el 41,4% al Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia, contribuyen con el 57,7% de la recaudación impositiva del Servicio Nacional de Impuestos (SIN), generan el 48,8% del empleo y representan el 82,5% de las empresas inscritas en Fundempresa.

Caber recordar que ya en Cochabamba se fusionaron las cámaras de industria y comercio con el objetivo de potenciar el sector productivo de la Llajta.