Escucha esta nota aquí

El presidente interino del Banco Central de Bolivia (BCB), Agustín Saavedra Weise, afirmó que la prioridad número uno durante su interinato, al frente de la institución, es mantener la estabilidad monetaria y cambiaria, a pesar de la crisis económica provocada por la pandemia del Coronavirus, no sólo en Bolivia, sino en todo el mundo.

“Tenemos que tomar todas las medidas necesarias, desde el Ente Emisor, para proteger la estabilidad monetaria, garantizar la estabilidad del tipo de cambio y dejarle al Gobierno entrante la mejor de las condiciones posibles, dado lo delicado del contexto”, aseveró.

En tal sentido, la autoridad pidió a la población mantener la tranquilidad, frente a una serie de rumores que surgen, pues aseguró que junto a los profesionales de carrera del BCB trabaja en esa misión.

“Se deben mantener los parámetros de estabilidad, cuidar las Reservas
Internacionales y dejar las cosas para que el nuevo Gobierno aplique su plan de reactivación económica. De esta manera, se podrá recuperar progresivamente parte del crecimiento económico que se tuvo en años precedentes”, remarcó.

Saavedra Weise apuntó que los exportadores y productores no deben temer porque “existen una serie de mecanismos internos, dentro del país, que pueden mejorar la competitividad, sin necesidad de tocar el tipo de cambio”, aseveró.

Entre esos mecanismos, señaló la reducción de aranceles para los insumos que necesitan los productores en el proceso de la transformación de sus productos; además de los incentivos fiscales de diverso tipo, lo que implicaría una mejora del denominado “costo Bolivia”.

Explicó que el “costo Bolivia” es la definición de un banquero cruceño, don Justo Yépez Kakuda, que significa el costo que tiene el exportador para sacar sus productos, en un país mediterráneo. “Estos costos internos deben mejorarse para ser más competitivos”, complementó.

El presidente del BCB añadió que “manipular” el tipo de cambio sería catastrófico, porque ocasionaría que se pierda la confianza en el sistema y perjudicaría a la población. 

Saavedra Weise agregó que Bolivia ha tenido, a lo largo de muchos años, un proceso de 'bolivianización' exitoso. “Si vemos las estadísticas de hace 20 años, el 95% de los depósitos y los préstamos eran en dólares estadounidenses;
éramos prácticamente un país dolarizado”, puntualizó.
Señaló que en la actualidad, el 95 % de los préstamos y de los depósitos están en moneda nacional, lo que implica que Bolivia es un país que maneja y tiene el señoreaje de su propia moneda, pero además cuenta con la confianza del pueblo en el boliviano.

Comentarios