Escucha esta nota aquí

La estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) debe $us 15 millones a las ingenios azucareros por el etanol que retiró el año pasado. A esto se suma que en marzo, abril y mayo la petrolera no retiró 25 millones de litros del producto. Lo peor, según los productores y fuentes del sector, es que a la fecha la compañía no renovó el contrato para 2020.

Óscar Arnez, presidente de la Confederación Nacional de Cañeros de Bolivia (Concabol), explicó que la situación genera incertidumbre debido a que la zafra comenzará en junio y no cuentan con la liquidez necesaria para comenzar la campaña ni para realizar la siembra para el próximo año.

Desde el 15 de marzo no han retirado (el alcohol), a eso se suma que (YPFB) tampoco pagó por el producto entregado. Se avecina la zafra y esperamos que (los desembolsos) se puedan regularizar para tener algo de efectivo y comenzar el trabajo”, señaló el productor.

Sobre el tema, desde YPFB indicaron que, debido a la emergencia sanitaria nacional y cuarentena total dictadas por el Gobierno central a fin de evitar la propagación del coronavirus, la demanda de gasolina en el país se redujo en 73% y la de diésel oil disminuyó en 52% con respecto al Plan Operativo Anual (POA) del 2020. 

"Esta situación afectó de manera directa al requerimiento de etanol anhidro para su dosificación con gasolina base", señalaron a EL DEBER. Así, al ser los requerimientos mínimos los saldos que se tiene de alcohol en plantas de YPFB son suficientes para poder satisfacer la necesidad de este producto durante la emergencia sanitaria.

El cañero reprochó que la estatal hubiera importado diésel, pero no cumpla con el contrato que tiene con los ingenios. Recordó que incluso la nueva administración de la petrolera estatal firmó una adenda al contrato suscrito el año pasado por el anterior Gobierno, en la que se comprometía a comprar entre 10 y 12 millones de litros de alcohol.

“Esto se cumplió hasta febrero. En marzo se llevó 6 millones de litros. Es mayo y estamos muy preocupados. Ojalá se pueda tener un acercamiento con YPFB o el Ministerio de Hidrocarburos”, dijo.

Recordó que existía la promesa de renovar el contrato con un requerimiento de más de 200 millones de litros de etanol. “Sin embargo, ni siquiera hemos firmando un nuevo contrato”, explicó.

Fuentes del sector indicaron que existe mucha preocupación tanto en las industrias como entre los productores. 

Solo para la producción de etanol se habilitaron 41.000 hectáreas de caña, de las 172.000 que se tiene previsto moler en la zafra 2020.

Una fuente del sector, que pidió la reserva de su nombre, dijo que los ingenios se quedaron con 25 millones litros que YPFB no retiró desde el mes de marzo.

Además, indicó que la empresa estatal mantiene una deuda con los ingenios de $us 15 millones.“No sabemos qué vamos a hacer de aquí en adelante”, dijo.

Desde el 2018 Bolivia ingresó la llamada era del etanol, pero hasta el momento el proyecto no termina de consolidarse. 

¿Cuándo se reanudará la compra?

Desde Yacimiento adelantaron que, a la fecha, se encuentra en curso el nuevo proceso de contratación de Suministro de Aditivo de Origen Vegetal (etanol), mismo que se lleva a cabo con los productores de etanol dentro del marco legal correspondiente y considerando la demanda nacional de combustibles impactada por el Covid-19. Esto sin brindar una fecha específica y generando todavía más incertidumbre en el sector que este mes debía empezar a zafra.

Reducir la importación de combustibles

Es importante mencionar que el programa de promoción de los biocombustibles es una política primordial de YPFB, del Ministerio de Hidrocarburos y por consiguiente del Estado boliviano, a fin de reducir el volumen de importación de combustibles y promover y potenciar la agroindustria nacional en conformidad con la Ley 1098 de Aditivos de Origen Vegetal.

En la administración del expresidente Evo Morales, en reiteradas oportunidades los cañeros y las industrias reclamaron el incumplimiento de contratos y retraso en los pagos realizado por la estatal YPFB.

Tras la caída de Morales el Gobierno de transición se comprometió a comprar más etanol e incluso prometió un contrato para que las industrias entreguen más alcohol a YPFB. Pero el proyecto sigue a tropezones.

El etanol es un aditivo de origen  vegetal que usa para mezclar con gasolina. La idea de su producción era reducir la importación de combustibles líquidos.



Comentarios