Escucha esta nota aquí

Tonga estaba prácticamente aislada del resto del mundo ayer tras la erupción de un volcán submarino que paralizó las comunicaciones de este país insular del Pacífico.

Los expertos advirtieron que la conexión a internet podría estar cortada varias semanas para las cerca de 100.000 personas que viven en el país.

La erupción hace dos días del volcán Hunga Tonga-Hunga Haa’pai cubrió Tonga de cenizas, provocando un tsunami en todo el Pacífico, que dejó dos muertes en Perú por el oleaje.

Los países vecinos y las agencias internacionales siguen evaluando la magnitud de los daños. La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, dijo el domingo que son “significativos”.

Nueva Zelanda y Australia enviaron el lunes aviones de reconocimiento para evaluar los daños y pusieron a disposición aviones de transporte militar C-130 para lanzar suministros o aterrizar si las pistas se consideran operativas.

Se sabe que la explosión volcánica del sábado dañó gravemente la capital, Nuku’alofa, cubierta de ceniza, y cortó un cable de comunicaciones submarino, cuyo restablecimiento podría llevar dos semanas.

La erupción se sintió en lugares tan lejanos como Alaska, provocando un oleaje que alcanzó las costas del Pacífico, desde Japón hasta Estados Unidos.

“Sabemos que el agua es una necesidad inmediata”, dijo Ardern a la prensa.

Comentarios