Escucha esta nota aquí

Majao y locro, en varias versiones, capirotada, pastel de gallina, patasca, y a la media tarde los horneados típicos con café, fueron algunas de las ofertas que sedujeron los paladares de quienes asistieron al festival gastronómico Posoka Gourmet, en la Cuna de la Cruceñidad, evento que busca estrechar aún más los vínculos que unen a la comida con el turismo, y que hoy llegó a su fin. 

Este evento fue organizado por el CEPAD, el CEPAC, el gobierno municipal de San José de Chiquitos y el apoyo de la Asociación Josesana de Hotelería y Gastronomía, y Villa Chiquitana. Se lleva a cabo de manera anual, en 2020 se realizó de forma virtual por la pandemia y ahora volvieron al festival presencial, con público reducido, por lo que solo recibieron a 100 visitantes, que fueron divididos en siete grupos para asistir a todas las actividades.



Tanto los turistas asistentes como los anfitriones, personal de los restaurantes y hoteles, guías y participantes en las diversas actividades, tenían puesta las vacunas contra el Covid-19. Y en todo momento los organizadores vigilaban que sigan las normas de bioseguridad, para tranquilidad de todos.

Hoy, en la última jornada, se volvió a saborear los platos criollos. Los restaurantes estuvieron abiertos desde las 7:00 hasta las 15:00. También se llevó a cabo el recorrido por la ruta SaboreArte Chiquitos, que incluye los sitios donde se encuentran lugares para comer, además de que se pudo ver trabajar a los expertos en gastronomía regional.



También fue tiempo de compras y de admirar las artesanías chiquitanas. Visitaron un sitio donde se exponen estos productos y los turistas pudieron interactuar con los productores y algunos elaboraron sus máscaras chiquitanas.

La música y las danzas fueron una de las características de este evento. Se deleitaron con ritmos típicos , con música barroca americana y también la regional. Los abuelos bailando acompañaban a las comitivas en los recorridos que hacían por la ciudad.



Luego de la clausura oficial del Posoka Gourmet 2021, que tuvo lugar en la sede de la escuela de música San José Patriarca, Rubens Barbery, del CEPAD y uno de los organizadores de este festival, manifestó que estaba muy contento por el desarrollo del mismo, que se cumplieron las medidas de bioseguridad y que la oferta culinaria fue de excelente nivel, es decir de buen sabor. También destacó el trabajo de los hoteleros y los gastronómicos, que prestaron servicios de primer nivel.

Dijo que el Posoka Gourmet se volverá a llevar a cabo el próximo año, tal vez con más gente, como era antes. Manifestó que los visitantes no solo comieron rico, sino que aprendieron a cocinar platos criollos y conocieron un poco más de la amplia cultura chiquitana.



Por su parte, Widen Abastoflor, coordinador del festival, comentó que sus expectativas se llenaron, porque hubo la cantidad de visitantes que esperaban, desarrollaron seminarios de alta calidad, los asistentes se dieron cuenta que la cocina del oriente boliviano es amplia y que va más allá del majao y del locro. También se ha posicionado a San José como un destino turístico gastronómico no solo a nivel departamental, sino también nacional, manifestó.

Fotos: Luis Ayupé

Comentarios