Escucha esta nota aquí

El cacique brasileño Raoni Metuktire, uno de los defensores más emblemáticos de la Amazonía, criticó el sábado al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, por culpar a los indígenas de los incendios forestales que devastan la mayor selva tropical del mundo.

El mandatario ultraderechista causó controversia el martes con un discurso ante la Asamblea General de la ONU en el que defendió su desempeño en materia medioambiental, y dijo que los incendios que destruyeron grandes extensiones de la selva fueron provocados, en gran medida, por granjeros indígenas que utilizan técnicas tradicionales de tala y quema.

Los ambientalistas, que aseguran que los incendios tienen el objetivo de despejar tierras para la agroindustria a gran escala, se apresuraron a refutar la declaración del mandatario, al igual que hizo Raoni, un cacique de 90 años del pueblo Kayapo conocido por viajar por el mundo para concientizar sobre las amenazas a la Amazonia.

Bolsonaro "dijo en la televisión que los indígenas estaban incendiando el planeta. Eso es mentira. Los agricultores son los que provocan los incendios", dijo Raoni a periodistas durante una visita a la ciudad de Sinop (centro-oeste) para un chequeo médico, según el sitio de noticias G1.

"Algunos agricultores dañan el bosque, la naturaleza. Leñadores, mineros... ellos son los que están prendiendo fuego al planeta", añadió el cacique, famoso por el gran disco insertado en su labio inferior y sus coloridos tocados de plumas.

Raoni es la última figura pública en acusar al presidente de distorsionar la verdad en su discurso, en el que además minimizó el daño a la Amazonia y dijo que Brasil fue víctima de una "brutal campaña de desinformación".

Brasil ha vivido una oleada de deforestación desde que Bolsonaro asumió el cargo en enero de 2019. El año pasado, la deforestación en la Amazonia brasileña aumentó un 85,3%, a un récord de 10.123 kilómetros cuadrados, casi el tamaño del Líbano.

En lo que va de año, la tasa ha disminuido en un 5%, aunque el número de incendios ha aumentado en 12%, para alcanzar los 71.673.

Mientras tanto, justo al sur de la Amazonía, los mayores humedales tropicales del mundo, el Pantanal, también están siendo devastados por incendios este año.

En menos de nueve meses, el año 2020 ya superó el récord anual de incendios en el Pantanal brasileño, con 16.119, quemando más del 10% de los humedales.