Escucha esta nota aquí

​En un operativo de la Brigada Antinarcóticos de la Policía Metropolitana de Chile se incautó cerca de 3 toneladas de droga ocultas en un camión cementero. El cargamento de marihuana y cocaína, que provendría de Bolivia, ingresó a territorio chileno por Antofagasta, llegó a la ciudad de Calama y luego se transportó a Santiago.

Como resultado de la intervención policial,  ocho personas quedaron detenidas, entre ellas dos bolivianos, asegura el diario chileno La Tercera.

Fuentes de la subsecretaría de prevención del delito califica la confiscación como “probablemente la más grande en la Región Metropolitana”. Por su parte, el jefe de la Brigada Antinarcóticos, Harold Mackay, explicó que “luego de un año y medio de investigación, pudimos lograr la detención de una organización criminal que pretendía ingresar una gran cantidad de droga a la Región Metropolitana”.

En la investigación también se intervino una casa de cambio “que servía para generar todo el flujo de dinero hasta Bolivia”, según personal policial.

El fiscal Héctor Barros señaló que formalizarán la imputación por el delito de tráfico de droga y lavado de activo. “Esta es la droga que está llegando a nuestras poblaciones y que está generando un clima de violencia entre las distintas organizaciones, por lo tanto, es la que detona muchas veces los homicidios por ajustes de cuentas o los delitos violentos”, enfatizó el fiscal.

La organización criminal "mantenía dos empresas fachada, una casa de cambio y una constructora en la ciudad de Iquique (norte), con la que blanqueaban los capitales que venían de las actividades del narcotráfico", explicó el fiscal Barros.

Las autoridades chilenas cuantificaron el valor de la droga interceptada en cerca de 21 millones de dólares.




Comentarios